Asa Akira presenta los masajes Nuru

Hoy nos sumergimos de lleno en el milenario y exclusivo mundo de los masajes orientales para contaros todos los secretos del que probablemente sea el más pringoso y asquerosillo pero, a su vez, el más solicitado de los denominados masajes body-to-body. Se trata del masaje Nuru, una terapia sensorial de alto calibre en el que al receptor se le unta de arriba a abajo en un ectoplasma para posteriormente la (o el) masajista proceda a aplicarle caricias por doquier utilizando su propio cuerpo (vamos, lo que sería un refregón de los de toda la vida)

Bill-Murray-Nuru-Massage
«Ok ya estoy pringado, ¡venga esa jaca!»

Tiempo atrás este masaje era practicado sin ningún tipo de lubricación, pero a menudo la fricción entre los integrantes se hacia tan intensa que alguno había llegado a estallar en llamas. Bromas aparte, el secreto del masaje Nuru (que literalmente significa ‘resbaladizo‘ en japonés) está precisamente en el Nuru, un gel incoloro, insípido e inodoro fabricado a partir de algas Nori que, a pesar de su repugnante aspecto de baba de caracol, se limpia fácilmente solo con agua y además es altamente hidratante para la piel.

Y ahora, para compensar un poco toda esa náusea que podéis estar experimentando al imaginar tal cantidad de babas chorreando por vuestro cuerpo, os dejo con una demostración práctica de la mano de la siempre bienaventurada Asa Akira (ay omá) en una de sus múltiples colaboraciones con el site Nuru Massage.

ADVERTENCIA: La limpieza de sable y el posterior polvo pueden no estar incluidos en un servicio tradicional.