Catalina White: de top model a wrestler, de wrestler al porno

En tiempos de crisis como los que vivimos actualmente (en los que algunos hijos de puta nos han metido para beneficio suyo), hay que buscarse las habichuelas de una u otra manera. Los hay que se quedan sentados en sus sillas quejándose amargamente, con ojos lánguidos, rogando al cielo un milagro, y los hay como Catalina White que lo mismo es capaz de dar mamporros a tutiplén en la lucha libre femenina (con el pseudónimo de Saylor James) o de comerse una gran porra en una peli porno (emmm… he intentado hacer un juego de palabras mamporros – porra, por si no lo habéis notado. Hay bastante distancia entre las 2 palabras en el texto y según el ritmo de vuestra lectura puede ser que no lo hayáis notado, para los que leen en diagonal puede pasar desapercibido… ¿que no os gusta? ¡Anda a la mierda!). Y si esto del porno no le sale bien, ¿quién sabe si no nos la encontraremos en la Rambla haciendo de estatua viviente?

Y es que Catalina White (22-01-1986), no sólo ha sido luchadora y modelo. También probó a grabar un disco pop hace un par de años… aunque sin mucho éxito. De hecho, después de varias horas buscando información sobre este disco no he podido encontrar casi nada en la web (en su MySpace podéis escuchar 1 de sus canciones «All the way home«) pero eso sí, sobre su vídeo porno (grabado en Noviembre del año pasado) hay muchísima información. Aquí os dejamos un avance:

Y por cierto… tengo que decir que no lo hace nada mal (lo del porno, no lo de cantar). De hecho, Catalina además de ser una buscavidas, es bastante original en sus declaraciones. Cuando grabó su disco pop, dijo que «le gustaría ocupar el lugar de Britney Spears en el pop, sólo que ella no se raparía al cero ni enseñaría su conejo al bajar de un coche«… sobre París Hilton: «que no tiene talento y se ha hecho famosa sólo por su apellido«… y lo más divertido que he leído sobre ella es que dijo que era cierto que el mundo de la moda estaba lleno de chicas «anoréxicas, acomplejadas y sin personalidad«.