El porno del Coronavirus existe

Dice la Regla 34 de Internet que cualquier cosa que exista es susceptible de tener su versión porno -sin excepciones- y con la histeria global que estamos viviendo actualmente en torno a la pandemia del COVID-19, era evidente que tarde o temprano a algún espabilado se le encendería la bombilla. Así que, en efecto, el porno sobre el Coronavirus existe. ¿Ofensivo? ¿Inmoral? ¿Inapropiado? Pero efectivo, dado que la prensa de medio mundo está hablando sobre ello.

Todos los indicios apuntan a que esta tendencia se originó en Pornhub (una simple búsqueda del término en cuestión arroja más de 130 resultados) pero el ‘virus’ ya se ha propagado a otros portales similares como XVideos o XHamster. La mayoría de estas creaciones son muy casposas, simplemente muestran a una pareja follando con mascarillas, pero hay algún otro ejemplo en el que el tema quizás se les ha ido un pelín de las manos. Es el caso de la pareja Spicy x Rice, cuyo vídeo de estética found footage donde muestran cómo un agente del CDC es asaltado por una versión cachonda de la niña de «The Ring», está siendo ampliamente comentado en las redes. El truco les ha salido genial; con más de 40.000 reproducciones, es de largo el vídeo más rentable de su canal. Le sigue de cerca otro con 11.000 reproducciones donde un oficial de la TSA le practica un tacto rectal a una presunta infectada. Está claro que le han cogido el gusto.

Otro ejemplo más simpático podría ser el protagonizado por Little Squirtles, donde una feliz jovencita llega a su domicilio al grito de «¡Papá, estoy en casa! Y tan cachonda…» y del pasillo emerge su compañero Chase Poundher para soltarle un discurso de 30 segundos sobre la situación del brote en China y las virtudes de las máscaras faciales. Chase ha manifestado a la prensa su indignación por la censura generalizada de su trabajo, afirmando que el objetivo principal del vídeo era el de informar a los espectadores sobre el uso correcto de las mascarillas. No deja de ser un tanto hipócrita por su parte el olvidarse también de recomendar el uso del preservativo.

Sin duda, el vídeo más cómico de todos es el que muestra a una pareja intentando mantener relaciones sexuales a través de los traje de goma. Ejemplos los hay a patadas; algunos de ellos parecen protagonizados por personas aburridas que están en cuarentena, otros simplemente utilizan palabras clave en su descripción para ver qué rascan, en muchos aparecen mujeres asiáticas y, lamentablemente, los hay que contienen comentarios racistas.

Todos los responsables coinciden en que detrás de los vídeos no había mala intención, que simplemente le estaban quitando hierro a un asunto tan serio, pero lo cierto es que aquí tenemos material de sobras como para iniciar un debate similar al de los límites del humor. Nosotros lo tenemos claro: el mundo se va a la mierda y lo hace en forma de meme.

Meme de John Travolta en La Gaceta Uncut