El regreso de Jenna Jameson

Cuando se habla de Jenna Jameson no puedo evitar remontarme de nuevo a 1996, a mi primera visita al FICEB en el claustrofóbico recinto del Poble Espanyol de Barcelona. Eran los tiempos de las vacas gordas, de cuando las productoras o distribuidoras de cine X montaban stands, la venta de VHS se postulaba como principal fuente de ingreso y el Festival gozaba de la presencia de celebridades internacionales de primera linea (no os podéis imaginar cómo añoro aquella época…).

Recuerdo pasar junto a Private, donde momentos antes la rancia de Tania Russof no había sido capaz de levantarse de la silla para retratarse conmigo. Pero me dio igual, iba hasta las cejas de testosterona y a escasos metros me estaba esperando ella: Jenna Jameson. Espléndida, radiante, flotando cual divinidad sobre la horda de zombies libidinosos que se le abalanzaban. Pero sobre todo recuerdo su aroma, su fragancia a pulcritud y a cosmético del caro que sedujo mi frágil mentalidad de joven adulto cual la más potente de las feromonas.

Mucho ha llovido desde aquello. Haciendo un resumen tipo fast forward: Jenna llegó a lo más alto y allí se mantuvo durante algunos años. En 2000 montó su productora y paulatinamente fue pasándose al otro lado de la cámara. En 2004 su biografía se convirtió en bestseller. En 2006 vendió Club Jenna a Playboy. En 2007 se redujo los implantes (trágico) y en los AVN del 2008 anunció su retirada oficial con unas polémicas declaraciones en las que sentenció que ‘nunca jamás volvería a abrirse de piernas para esta industria‘.

jenna-jameson

Después, reconvertida ya en una persona de bien, se centró en la labor de formar una familia junto a su pareja de entonces, el luchador de MMA Tito Ortiz, con el que tuvo gemelos en 2009.

Lamentablemente el resto de la historia no es el esperado cuento de hadas. En 2010 la policía de Huntington Beach (California) arrestaba a Tito Ortiz acusado de un caso grave de violencia doméstica. Él contraatacó recriminándole a Jenna su comportamiento errático y adicción a la Oxicodona (un potente opioide utilizado en tratamientos de dolor intenso). Desde entonces la pareja vive enzarzada en un circo mediático, disputándose la custodia de sus hijos y aprovechando cualquier ocasión para tirarse públicamente los trastos a la cabeza.

Pero lo realmente triste es comprobar que Jenna Jameson no parece estar muy en sus cabales a juzgar por la velocidad con la que está tirando su prestigio por el agujero del retrete. Todo comenzó hará seis años cuando una extrema delgadez sembrase rumores de todo tipo acerca de su salud. Paralelamente ella misma se había encargado de destrozarse la cara con unos retoques quirúrgicos de lo más prescindibles. Anoréxica, desfigurada y (recordemos) sin su copa D comenzaron a sucederse los problemas con la justicia: en 2012 fue condenada por conducir ebria y en 2013 detenida por agredir a su asistente a golpe de iPhone. Todo ha llegado a tal punto que hoy en día casi podemos certificar que Jenna Jameson es más conocida por sus titulares en la prensa amarilla que por su pasado como reina del porno.

jenna1

Recientemente ha sido noticia por la publicación de su primera novela de ficción (‘Sugar‘), aunque sería más correcto decir que lo ha sido por la bochornosa entrevista realizada en Fox 5 en la que apareció con síntomas de llevar un cuelgue considerable. También se han aireado sus problemas financieros, por los que ha perdido su mansión de Hollywood Hills, y a los que responde con acciones tan desesperadas como subastando su ropa interior.

Pero lo más importante, y lo que hoy nos atañe, humillándose a regresar al sector que la hizo famosa y que ella despreció años antes: primero aceptando encargarse de la presentación de los próximos premios XBIZ y, mucho más destacable, tragándose aquello de que ‘nunca jamás volvería a abrirse de piernas para esta industria‘ (aunque de momento solo por webcam).

¿Tan mal están las cosas, Jenna?. ¿O es que acaso añoras la fama y el respeto de tu época gloriosa?. ¿Alguien duda que es solo cuestión de tiempo que volvamos a tenerla follando ante una cámara?. Aunque la cuestión que debería preocuparle es ¿realmente queda alguien que tenga interés en ver a esta sombra de Jenna Jameson follando ante una cámara?.

gty-161416781-4_3

Este artículo se publicó originalmente el 18/11/2013 en Milkyway Channel