Exclusivón!!: Dejo el porno

Tengo que confesarlo: tras la entrada sobre la necesidad de asesor de imagen en el porno patrio he lamido las dulces mieles de la fama, he conseguido que algunos medios profesionales se hiciesen eco de esta humilde bitácora y mi número de seguidores en Twitter ha crecido exponencialmente. Sin embargo ahora la presión de mantenerme en la cima es un peso que me abruma. Cada vez que me siento ante el teclado me quedo en blanco, no me salen las palabras, soy incapaz de redactar nada con una calidad medianamente parecida. Me aterra no cumplir con las expectativas y defraudar a mis seguidores, es por eso que con gran pesar tengo que hacer una triste declaración: me retiro del porno.

¿Qué? ¿No cuela? ¡Pero si es lo que está de moda! Hagamos recuento: Belladonna, Sara Class, Gigi Love… ay, calla que lo de Gigi al final parece que solo fue un arrebato… hace algún tiempo más Yoha Galvez, Rebeca Linares, Dylan Ryder (que esta última me dolió especialmente). Y antes que ellas un sinfín de actrices más que anunciaron su retirada… ¡¡para volver al poco tiempo después!! (Eva Angelina va por la tercera).

Pero ¿por qué lo hacen?, ¿es una especie de táctica de marketing?, ¿una pataleta?, ¿simple indecisión?. Está claro que cada uno es libre de hacer lo que quiera y entiendo que nadie (excepto Nina Hartley) quiera dedicar toda su vida a esto, pero tampoco hace falta darnos estos disgustos ¿no?. Llamadlo ‘temporada sabática‘ o ‘retiro temporal con opción a permanente‘… ¡¡o no lo llaméis de ningún modo!!, simplemente id reduciendo el flujo de escenas poco a poco hasta convertiros en un bonito recuerdo, como un dulce sueño inducido por la leche de amapola (no se nota que estoy enganchado a ‘Canción de Hielo y Fuego‘, no?)

Visto lo visto comprenderéis que cuando leo una noticia de este tipo me lo tome a pitorreo. Si realmente queréis abandonar el porno hacedlo al estilo de Lucia Lapiedra o Celia Blanco, que tomaron la decisión y automáticamente comenzaron a utilizar sus verdaderos nombres. Esto si que es un alegato, esto si que demuestra compromiso, es como si de repente Spiderman se cansase de ser superhéroe y se quitase la capucha. ¡A ver cómo se las apaña para volver atrás después de eso!

Pero tampoco os hagáis mala sangre, porque como dice la cita ‘Odio ver como te marchas pero me encanta ver cómo te vas‘ o, en este caso, me encanta veros cuando volvéis.