¡Hasta el año que viene FICEB!

Como pasa en la mayoría de ocasiones, lo más bonito es el tiempo que precede a un acontecimiento. Después todo ocurre tan rápido que siempre sabe a poco. Esta es la sensación que se me queda cada año tras volver del Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona… que siempre me quedo con ganas de ir los cinco días que dura.

Si dijese que ésta ha sido la mejor edición a la que he asistido posiblemente seria mentira, sin embargo el nivel ha estado bastante alto y aunque siempre se echa en falta alguna pornstar americana de alto calibre, estar entre tanta mujer atractiva en paños menores hace que al rato te olvides de estrellas o estrelladas.

ficeb_2005_1Otro tema que también es una constante, es el cartel de actores invitados… si consultas la web oficial verás que hay un gran surtido de asistentes (este año yo esperaba con ganas a Carmen Luvana). Después te presentas allí y prácticamente están los mismos de siempre (que al final casi los acabas conociendo).

Una sugerencia para los de la organización: si en vez de llamarlo Festival Internacional lo llamasen Festival Europeo… quizás sería más apropiado y además la gente PODRÍA pensar «Joño, mira! Ha venido fulanita y eso que es de <insertar aquí país de fuera de la Unión Europea>… cómo se enrollan!!«.

Menos mal que en Europa también contamos con estrellas de peso que se agradecen de ver, como Silvia Saint, Katsumi o, la para mí protagonista de este año, Angel Dark (a la que ya le eché el ojillo el año anterior y debo decir que en persona es tremenda).

En el plano español agradecí poder retratarme junto a la gran Celia Blanco y disponer de la oportunidad de poner a parir la nueva película de ‘Torrente‘ con una de sus integrantes, Lucia Lapiedra (la que por cierto venia acompañada de Angela Peña, a la cual quizás recordareis del concurso Confianza Ciega (y que por cierto le hacía bastante sombra a la nueva abanderada de los Lapiedra).

Y como cada año acabé exhausto, afónico y lleno de agujetas pero que me aspen si no tengo ya ganas de que llegue el próximo.