Hentaied: ahegao, bukkakes y porno con tentáculos

No deja de ser paradójico que la mayoría de las depravaciones que se muestran en el cine para adultos japonés hayan nacido como consecuencia de una ley cuyo cometido es precisamente combatir la obscenidad. La prohibición de exhibir genitales y vello púbico en cualquier material audiovisual o impreso ha hecho que desde tiempos inmemorables los artistas eróticos locales se las tuviesen que ingeniar para crear imágenes sexualmente impactantes. De ahí que hayan surgido prácticas como la cara ahegao -de la cual ya hablamos anteriormente aquí– el clásico bukkake o el subgénero de violación por tentáculos, por mencionar algunas, filias que progresivamente y con la explosión de Internet han ido calando fuera del país del sol naciente.

Toda esta paja viene a que recientemente hemos topado con Hentaied, un estudio con base en Reino Unido que se especializa en representar este tipo fantasías. Pero lo más interesante es que, a parte de su muy logrado realismo, sus escenas están protagonizadas por estrellas del porno occidental tan reconocidas como Amirah Adara, Talia Mint, Sasha Rose, Canela Skin, Verónica Leal o Ginebra Bellucci y, por supuesto, sin rastro del molesto pixelado de las producciones niponas. Eso sí, tenemos que advertir que en su transición desde el manga o el anime, este contenido tiene un punto perturbador que puede no ser del agrado de todo el mundo (abstenerse intolerantes a la lactosa).

En su sitio web podemos encontrar un amplio surtido de personajes y situaciones clásicas del hentai japonés, desde extraterrestres, súcubos o elfos hasta inocentes doncellas o colegialas, todas ellas sometidas al mismo tratamiento de choque: ración doble de pulpo, máquinas fálicas surgidas del averno y, de postre, litros y litros de yogur. ¡Hasta tienen un episodio de incesto invisible!. Además no puede faltar la expresión de moda, el ahegao, algo que encierra más complejidad de lo que inicialmente pueda parecer y que no todo el mundo es capaz de realizar sin quedar como un idiota.

Fuera de que el producto va dirigido a un nicho muy concreto, lo cierto es que pocas pegas le podemos encontrar; la calidad de imagen es suprema (4K con posibilidad de llegar a 24K para encargos específicos), los tentáculos parecen ciertamente vivos y el montaje es dinámico, dividiendo la pantalla en varias partes para que no perdamos detalle. Quizás la ambición de emular todos los detalles del material original le resta en ocasiones realismo -como esas mejillas que más que ruborizadas parecen arañazos de rastrillo- pero nada que realmente nos vaya a estropear la experiencia.

Nosotros, como siempre solemos hacer, no entramos en las depravaciones personales de cada uno, nos limitamos a enseñar la mercancía y que cada cual haga lo que le dicte su conciencia…


Web | Hentaied.com