Introducción al porno ahegao

Es posible que navegando por Internet os hayáis topado en alguna ocasión con algún vídeo o fotografía donde una jovencita -sin venir muy a cuento o dentro de un contexto erótico- de repente ha puesto una mueca extraña, entornando los ojos hacia arriba y sacando la lengua, opcionalmente soltando una dosis extra de saliva. Algo a medio camino entre lúgubre y lascivo, como si una fuerza invisible la estrangulara y ella se corriese de gusto al mismo tiempo. Si presenciar esta instantánea te ha causado algún tipo de pensamiento impuro, no te preocupes que aún tienes salvación.

El ahegao -también conocido como ahe gao, ahegao face o simplemente O-Face- es un término japonés que hace referencia a ese tipo de expresión facial que muestra un estado rotundo de placer, habitualmente de carácter sexual. Básicamente es la exageración de una cara desencajada por el éxtasis de un orgasmo. Traducido como una mezcla de onomatopeyas de jadeo («ahe ahe», que en español vendría a ser «ah ah») y «gao» o cara, el ahegao es un recurso utilizado en foros y comunidades de arte erótico en Japón desde los años sesenta, adoptado en el manga y especialmente en el hentai que, con la explosión de Internet y el fenómeno cosplay, llegó a occidente en la última década. Sin embargo la ignorancia que nos caracteriza ha hecho que aquí se tome como una mueca divertida sin más, siendo utilizada indiscriminadamente (menores inclusive) para expresar que algo te gusta o excita aunque no tenga necesariamente una vinculación sexual. Incluso se han llegado a estampar sudaderas y toda una gama de merchandise, algo impensable en el país del sol naciente donde el término está estrictamente limitado al mundo del manga y la cultura otaku.

Puede que una de las culpables más destacadas de popularizar esta expresión en occidente haya sido Belle Delphine -aquella youtuber que se hizo famosa en el verano de 2019 por vender el agua sucia de su bañera- aunque ni mucho menos ha sido la única en explotarlo.

© Fake Taxi

Como si fuese la última moda, modelos de Instagram, webcammers, actrices porno o creadores para plataformas tipo OnlyFans están subiendo sus contenidos con la cara ahegao. Pero ¿dónde está el misterio de esta mueca?. Algunos opinan que su gracia reside en lo absurdo de la expresión, que es algo divertido e irreal y no tiene ninguna connotación marrana, sin embargo otras opiniones sugieren todo lo contrario, como si la persona que la realiza estuviese esperando que le diesen un lechazo en toda la boca. En realidad el ahegao tiene que ver sobretodo con la restrictiva ley de obscenidad japonesa que prohíbe la exhibición de genitales y vello púbico en cualquier material audiovisual o impreso; al no poder mostrar los órganos sexuales los artistas tuvieron que encontrar un modo creativo de reflejar el clímax femenino. Y vaya que si lo consiguieron.

Sea como fuere está claro que este tipo de contenidos no debería estar al alcance de según qué manos, es por eso que os recomendamos encarecidamente que mantengáis alejados a vuestros hijos porque lo que viene a continuación no es apto para mentes sugestionables.


Imagen de cabecera | Belle Delphine