Introducing: Triple Pleasure Ultimate Onahole

Desde el país del sol naciente, como mandan los cánones, nos llega la máxima expresión en lo que a recortes en masturbadores masculinos se refiere. Y es que ¿para qué vamos a pagar todo lo que cuesta una Real Doll o una Orient Doll cuando está llena de partes que jamás vamos a utilizar para nada?

Con la Triple Pleasure Ultimate Onahole (nombre rimbombante donde lo haya) se prescinde de todo ese látex inútil, aglutinando las zonas femeninas realmente aprovechables en un engendro que, de existir como organismo vivo, seguro que le quitaría el sueño al mismísimo Edgar Allan Poe. ¿Su precio? 104 dolares de nada, aunque yo me esperaría a que desarrollen el modelo con ojete (más que nada por curiosidad a ver dónde lo ponen…)