Quiero ser la Máscara! (y no la de Jim Carrey)

Un recurso bastante recurrente en el porno es el de jugar con las expectativas de que podríamos haber sido parte integrante de lo que estamos viendo. Y no me refiero al estilo casposo de Torbe, sino más bien a ese llamémoslo reality-porno en el que pretenden hacernos creer que los protagonistas son tipos normales que han tenido la fortuna de estar en el momento y lugar adecuados.

Tomemos como ejemplo la mítica serie BangBus; durante mucho tiempo creí que esos tipos de la furgoneta realmente engatusaban a las chicas que se iban cruzando por la calle para follárselas. O ¿cuantas veces hemos visto en películas la típica fantasía del pizzero cuyo cliente resulta ser una ninfómana insaciable? ¿o el fontanero al que le pagan en carne?. Con el tiempo, sin embargo, te vas dando cuenta de detalles que no acaban de cuadrar; no puede ser que todas las amas de casa tengan esas enormes tetazas operadas y te reciban siempre en lencería y tacones… Y sobre todo, la cosa canta horrores cuando empiezas a reconocer actrices o te encuentras a la misma en diversas situaciones de esta índole. Una forma de sortear este problema sería la de recurrir a un reparto amateur, actores con físicos más naturales o simplemente con caras menos conocidas (esto la gente de FAKings lo sabe hacer bastante bien).

Pero no voy por ahí, a lo que yo me refiero es a algo parecido a lo que proponen series como ‘Can He Score’ también de la productora BangBros: allí se supone que tipos normales tienen citas a ciegas con lo que resultan ser actrices porno… y acaban follando. Llamadme desconfiado pero eso tampoco me lo acabo de creer, quizás por el tema de que junto a tu cita se presente todo un equipo de filmación. Además, ¿quien me asegura que el tipo ese no es también un actor?.

El concepto que realmente me cautiva es el que utilizaban en la ya extinta ‘Be The Mask‘, allí se realizaba alguna especie de sorteo en el que el premio era protagonizar una escena con tu actriz favorita, con la gracia de que tu identidad estaba protegida en todo momento por una máscara. Sí, se perfectamente que también me podrían estar engañando pero como idea es la única que me parece plausible.

Y digo yo, si los señores de Cumlouder han adaptado el concepto bangbusero con El Follovolumen ¿que opinarán sobre la posibilidad de hacer algo parecido a ‘Be The Mask‘? ¿Un concurso entre sus subscriptores cuyo premio sea rodar una escena y que el ganador no tenga que temer represalias de su pareja/familia/cura-de-su-parroquia porque no se le vea la cara?. Yo no sé que opinarán ellos, pero a mi me parece un cebo cojonudo para captar nuevos adeptos (yo al menos ni me lo pensaba…).

Ahí lo dejo.