Revisando la porno de «Top Gun»

Ahora que Tom Cruise vuelve a liderar la cartelera gracias al estreno de «Top Gun: Maverick», secuela del blockbuster sobre cazas militares de 1986, es un buen momento para revisitar la parodia pornográfica dirigida por Robbie D. en 2011 la cual, según nuestro criterio, no solo homenajea los pasajes más representativos del film original sino que además lo supera en muchos aspectos. Porque seamos sinceros: a «Top Gun» le faltan polvos. Tanta tensión sexual, tanto chulazo sin camiseta y con el torso aceitado para que al final solo haya un único y anecdótico revolcón entre el protagonista y su psicóloga. En «Top Guns» de Digital Playground no solo se corrige este detalle sin que el argumento se vea afectado sino que además está protagonizada por lo mejorcito de la época.

Bandit (Jesse Jane) es una piloto de la marina estadounidense cuya destreza al mando de los cazas rivaliza con su falta de disciplina. Aún así será seleccionada junto a su copiloto Baby Boo (Riley Steele) para participar en el programa Top Guns donde se reúne lo mejor de lo mejor. Allí conocerá a Hollywood (Kayden Kross) y su desafiante manera de mascar chicle, con la que rápidamente entablará un pulso de egos. Pasamos a la escena del bar donde inexplicablemente todos van vestidos de comunión y donde (Erik) Everhard protagoniza un amago de cantarle «You’ve Lost That Loving Feeling» a Bandit. Afortunadamente todos le detienen no vaya a ser que infrinja algún derecho de autor, pero la treta funciona y se lleva a la rubia al catre (para el caso, al lavabo).

Al día siguiente, con la resaca, la cosa no se le da demasiado bien al tándem protagonista y el instructor John JamesGunman’ (Tommy Gunn) las derriba sin esfuerzo en las prácticas. Esto las deprime un poco, momento que Hollywood y su copiloto Mystery (Stoya) aprovechan para tirarles beef. Pasamos a la escena del partido de voleibol (¿alguien ha notado que esta gente trabaja muy poco?), el cual se convierte en una lucha de sexos que ganan los hombres. Aparece la psicóloga Raven Alexis que les da la charla en los vestuarios para que olviden sus diferencias y empiecen a trabajar como equipo. Con este renovado acuerdo las chicas empiezan a dominar el cotarro y hay que reconocer que también se vienen un poco arriba porque comienzan a utilizar sus encantos para putear a sus rivales; Mystery seduce al pobre Papa (Mick Blue) para impedirle estudiar, Baby Boo se cita con Marcus London en el bar y se lo folla ahí mismo, pero ojo cuidado que este polvo tiene plot twist dado que luego le roba la ropa y el tipo tiene que rendir explicaciones en pelotas. Luego hay un fornicio entre Hollywood y Scott Nails en el vestuario masculino con intención de retrasarle o algo así, no se entiende muy bien…

Como si esto fuese un Operación Triunfo, al final todo se decide en un combate aéreo entre el elenco femenino pero, para que no tengamos que posicionarnos, oportunamente aparecen unos cazas ¿chinos? y el combate se vuelve real. Evidentemente ganan los buenos y lo celebran follándose en grupo al instructor Gunman, donde también se suma la mecánica interpretada por Selena Rose. ¿Y la psicóloga? Tranquilos que el comandante Jensen (Ben English, actualmente Derek Hay) se encargará de darle su recompensa. Al final, medallitas para las protagonistas y barra libre cortesía del ejercito de los EEUU.

Como podéis observar, pocas diferencias hay con respecto a la original. Se han eliminado tramas dramáticas y el CGI de los aviones es un poco de PlayStation 2, pero esto fue un auténtico pelotazo en su momento, con once nominaciones a los AVN Awards y otras tantas en los XBIZ de 2012. No sería descabellado la aparición de una secuela, eso sí, tendrían que rehacer el cast dado que muchos de los actores se encuentran ya en otras fases de su carrera.