Hace unas semanas tuvimos el placer de recibir a la que para nosotros es la actriz revelación del momento, un encuentro largamente esperado dado que, aunque fuimos de los primeros en hablar sobre ella, no habíamos tenido aún ocasión de conocernos en persona. Nos referimos a Anastasia Brokelyn, una madrileña de veintiséis años que debutó en la industria del entretenimiento para adultos en el verano de 2019 y que gracias a su esfuerzo y constancia ha protagonizado un ascenso meteórico que la ha catapultado a la cima del porno europeo. Nacida en marzo de 1995, esta hija única de padres separados comenzó a trabajar muy joven tras abandonar la ESO debido a diferencias de criterio con el sistema educativo. Su primer empleo fue en el Casino de Torrelodones, donde fue testigo del vicio y los excesos que se mueven en el mundo la noche, aunque también ha trabajado en un centro de estética y como bailarina en discotecas, sin embargo un día se cansó de todo eso y empezó a darle vueltas a la posibilidad de entrar en el porno. El azar quiso que unos amigos conociesen a Ryn y la recomendaron para hacer su debut con la productora ZasXXX. Poco después viajaba a Budapest y comenzaba a forjarse la leyenda. En su extenso currículum destacan colaboraciones con estudios como Mofos, Perfect Gonzo, Virtual Taboo, DDF Network, Reality Kings, 21 Sextury, MetArt, LetsDoeIt, Dorcel, Bangbros, Private, Brazzers o VRCosplayX, entre muchos otros, además de producir sus propios contenidos que distribuye en plataformas como Onlyfans. Su talento no ha pasado inadvertido en el mercado internacional, habiendo sido nominada como actriz revelación en la última edición de los XBIZ Europa y los AVN. Entre sus próximos planes se encuentra viajar al otro lado del charco para probar suerte en la industria americana, además de algunos proyectos empresariales que aún no podemos desvelar.

En la distancia corta Anastasia Brokelyn goza de una personalidad magnética y, a pesar de ser consciente del subidón que está viviendo, se muestra como una chica sencilla y con los pies pegados a la tierra. Confiesa que lo que más le excita en una persona es su intelecto y este hambre de conocimiento ha hecho que nunca haya dejado de formarse por su cuenta (actualmente estudia Psico Neuro Desprogramación). También tiene un don especial para la divulgación, tal y como se puede apreciar en su canal de Youtube. En su tiempo libre le encanta hacer ejercicio, viajar y la lectura, sobretodo de tenas que guardan relación con sus cuatro pilares de vida. ¿Nos acompañáis a conocerla mejor?

LGU: ¿Cuál es el primer recuerdo que tienes vinculado con el porno?

ANASTASIA: La primera vez que vi porno fue con seis años, jugando al escondite. Me acuerdo muy bien porque me escondí en un videoclub, me tumbé en el suelo para que no me vieran y me encontré con todas aquellas carátulas de las cintas VHS. Ahí me empecé a masturbar. Me apreté un poco así en el suelo y dije «Uuh, aquí siento cosquilleo» y ya no paré. En el colegio también me masturbaba mucho con el lápiz debajo de la mesa [risas].

Entonces, ¿eres consumidora de cine para adultos?

La verdad es que no soy mucho de ver porno. De pequeña y antes sí pero ahora trabajando como actriz no lo veo porque, aparte de que no me excita, lo veo de una manera bastante profesional. Le pongo muchas pegas en plan «Debería estar así grabado» o «Las piernas más abiertas…». Me excitan más otras cosas como la inteligencia de una persona, lo que pueda saber o de lo que me pueda informar. Si eres guapo o guapa y no tienes nada que aportarme o que impresionarme, me das igual.

¿Cómo se cruza el porno en tu vida?

Siempre me ha gustado mucho mostrar mi cuerpo, el exhibicionismo, la naturalidad, sentirme libre y sobretodo, ya no es el hecho de lo que esté haciendo a nivel sexual con una persona, sino el verme en la cámara. Es más, cuando veo una película mía, aunque la vea de forma profesional, me llego a poner cachonda simplemente por cómo me veo yo. Porque me gusta. Me gusto [risas]. Cuando salí de la noche me tiré tres meses pensando. En mi barrio tengo muchos amigos mayores y, cuando les comenté que me quería meter, me dijeron «Antes de que te vayas con cualquiera nosotros conocemos a alguien de confianza» y resulta que conocían a Ryn. Y ¡qué mejor que fiarme de mis amigos de toda la vida!.

¿Antes de entrar en el porno sabías como era la realidad de este trabajo?

No, en la primera escena con ZasXXX me explicaron muy bien cómo iba a ser todo. Estuve unos días grabando y me puse un poco al día, cómo tenía que hacer las cosas, firmar contratos… Yo pensaba que esto iba a ser llegar y besar el santo pero cuando me tiré ocho horas -o diez o doce, como me he tirado- me di cuenta que esto no es lo que parece.

© WhiteBoxxx | LetsDoeIt

¿Qué es lo que más te gusta de ser actriz? ¿Y lo que menos?

Lo que más me gusta es el viajar, conocer gente y aprender idiomas. Y el dinero, claro. Lo que menos, que a veces estoy muy cansada y hay que cambiar el chip. Al final eres un personaje.

¿Hay algo que te haya sorprendido o decepcionado?

No porque siempre trabajo en lo que me gusta. Sí que es verdad que una vez fui de dómina -yo he trabajado como dómina y sumisa, pero sabiendo siempre los límites y las pautas- y en ese momento no me explicaron nada. Yo hasta cierto punto vale, pero a la chica había que pegarle muy duro y el director me dijo «Tienes que tortearla antes de que ponga la cámara para ver cómo le pegas». Y sí, le pegué pero vi que a la chica no le gustaba y no pude hacer esa escena. El director insistió en que, como la chica era extranjera, sí le gustaba pero yo le decía «No le gusta, que estoy hablando con ella y no le gusta». Amo mucho a las mujeres, no me gusta tratarlas mal en el sexo, a no ser que a ellas les guste y lo disfruten, pero tampoco es algo que me haga sentirme cómoda por mucho que le guste. Y cancelé la escena, me pareció demasiado. De hecho hasta me emocioné, dije «Lo siento pero no puedo hacerlo. Me da igual lo que me digas, me da igual el dinero, no voy a hacer algo que está en contra de mis principios».

¿Qué productora o actor/actriz consideras top ahora mismo?

Como productora creo que la más top, a nivel estético y de producción, son Vixen, Tushy y Blacked. También Brazzers. Aquí en España no tengo referencias de actrices ni actores pero los americanos para mí son muy top. A ver si se puede viajar allí… Como mujeres me encantan Abella Danger y Riley Reid. Para Brazzers he grabado en Reino Unido con Danny D y te puedo decir que no es mentira lo de su… [risas]. También he trabajado para Tushy pero todavía no ha salido la escena. Ya tiene que estar al caer…

¿Qué tipo de escenas son tus favoritas?

Mis escenas favoritas son los girl/girl y la verdad es que a día de hoy prefiero anal antes que vaginal. Lo paso un poco mal por el tema de no comer porque mi metabolismo es así. Hay chicas que comen y no pasa nada pero, en mi caso, cuando como tengo que ir al baño directa así que tengo que parar doce horas antes. Pasas un poco de hambre, estás un poco bajita de defensas pero lo prefiero. Empecé hace unos meses y va solito.

© SexBabesVR

Curioso porque recuerdo que al principio tenías tus reticencias sobre este tema ¿Cómo te preparas para una escena anal?

Lo primero, dejo de comer doce horas antes. Si tengo la escena a las siete u ocho de la mañana, a las cuatro de la tarde del día anterior corto la comida y por la noche me hago dos lavativas con agua caliente, vacío y me voy a dormir. Puedo tomarme un zumo, un té o algo pero antes de la escena me lleno el culo otra vez de agua, no demasiado porque luego se te infla la tripa y no paras de sacar agua. Después vas directa. Si veo que la polla es muy grande, tengo un juguete especial que es la réplica de la polla de Nacho Vidal y sé que si me cabe eso me cabe cualquier cosa [risas]. Si veo que la polla es pequeña, entra sola, no tengo ningún problema. Además, es que me toco y me corro en el momento. Como me toque el coño y me estén dando por el culo… buff.

¿Cómo recuerdas tu primera escena anal?

La primera… pobre Alberto porque me le cagué encima [risas]. Estaba muy nerviosa. Hay gente que se le carga la espalda, a otros les duele la cabeza, a mí me afecta al estómago y me cagué. Pero actuó de una forma muy natural, dijo «No pasa nada», y yo «¡Madre mía!, ¡déjame las toallitas que te limpio!» [risas].

¿Qué es lo más extremo que has hecho nunca es una escena?

Lo más extremo… con Her Limit, son anales muy fuertes. El primero fue con Mike Chapman en Praga. Ese fue vaginal pero muy hardcore. Además se dejaba escupir. Yo soy muy así, a mí no me importa que me den ni que me escupan pero si yo también puedo hacerlo; yo recibo pero tú también, aquí todos. Y la verdad es que, como me dejó Aaron y el actor decía «Ah, escúpeme», me lo pasé increíble. La segunda con ellos fue con Juan Lucho y es muy hardcore porque me puso el pie en la cabeza mientras me daba por detrás.

Una curiosidad, ¿en las escenas te piden que pongas la cara ahegao o lo de poner los ojos en blanco es cosa tuya?

Me sale natural, además yo lo noto. Desde que se ha empezado a poner de moda ya no me han dicho nada pero, cuando empecé, me decían «No te pongas bizca» y yo «¡Pero si no me he puesto bizca!» [risas].

© Fakehub

¿Cuál es la lección más valiosa que has aprendido en este trabajo?

La seguridad y la toma de decisiones en tu vida. Creo que es muy importante. Cuando haces algo tan explícito tienes que tener mucha seguridad, por ti y por lo que puede venir detrás. A mí en este caso no me ha afectado pero sí que hay muchas personas a las que puede afectarle por creencias familiares o lo que sea.

¿Cómo sienta estar nominada en los principales premios del mundo en tu primer año como actriz? ¿A qué atribuyes tu éxito?

Me ha gustado mucho. La verdad es que me lo esperaba porque he grabado un montón y sé la influencia que estoy teniendo, pero cuando empecé no sabía que iba a ser así. Para mí ha sido muy gratificante. Es algo motivador que me incita a seguir trabajando en el mismo volumen. La actitud es muy importante. Te tiras muchas horas en un rodaje pero no es lo mismo llamar a una chica que esté quejándose todo el rato que a una que esté sonriendo. Hay muchas veces que estoy cansada o hasta las narices de estar repitiendo; cuando cierras la puerta de tu habitación eres quien eres pero cuando sales eres un personaje, tienes que sonreír y poner tu mejor cara y si no te buscas otro curro. Hay muchas chicas que son muy guapas pero creo que la actitud y lo que desprendas es lo más importante.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiera iniciarse en este mundo?

Lo primero, que sea segura de sí misma, que esté confiada, que sepa lo que vaya a hacer. Que decida y elija consciente, coherentemente y, sobretodo, que disfrute del proceso y que llegue muy alto.

¿Cómo está afectando en el porno la situación con el COVID?

La prueba de COVID es un coñazo, es muy incómoda. Esta semana llevo cuatro, pero con PCR y papel de trabajo puedes viajar, cosa que antes no. Nos hemos visto afectados aunque doy gracias a que no tanto, pero porque te mueves. Muchas productoras quieren la PCR el día antes, entonces ya te tienes que hacer la del viaje más la de la productora. Además, la prueba creo que se la hace todo el equipo porque hay veces que los veo con mascarilla y otras que no.

© 21Sextury

Organizar tu agenda y mantener las redes sociales debe ser complicado…

Me han ofrecido muchas veces llevármelo pero a mí me gusta encargarme de mis cosas. Si veo que no doy abasto no me importa pagar un porcentaje pero de momento, como me va bien sola, me organizo bien. Mis agendas las tengo hora por hora: me levanto a las seis, a las siete estoy desayunando, a las ocho y media estoy en el gimnasio, de once a una me pongo a estudiar, a la una a cocinar, de dos a cuatro me pongo un poco con las redes, de cuatro a seis me pongo a estudiar otra vez, de seis a ocho hago vídeos… He intentado quitarme muchas fotos en Instagram y remodelarlo un poco porque he sufrido de shadowban, que si me sigues me encuentras pero si no me sigues es como si fuese invisible. Incluso he quitado que me dedico a actriz… Como a Instagram no se puede subir mucho contenido explícito, lo que haces es crearte un Telegram: en las historias de Instagram dices que hay una sorpresa en Telegram, subes una foto de tu culo y si quieren ver algo más les rediriges a Onlyfans. Ahora estoy llevando bastante bien Onlyfans. Hace un mes y medio estuve un poco bloqueada por temas personales pero ahora, teniendo la experiencia, hay que ser constante, contestar a todos los mensajes, hacerte mínimo seis fotos, un vídeo o dos por día… crear contenido. Y hay veces que no apetece. En esos casos mantengo la comunicación con los fans y les digo «Sed pacientes porque acabo de llegar de un viaje» o lo que sea. Son pacientes, los mantengo ahí, pero luego tienes que servirles. En el blog de notas tengo los videos personalizados para cada fan y a lo mejor hay quince. Se me acumulan y digo «A ver, ya me tengo que poner» [risas]

¿Crees que la proliferación de plataformas tipo Onlyfans está influyendo de forma positiva en el funcionamiento del negocio?

A nosotros sí porque realmente estamos aprendiendo a crear ese contenido que antes hacían las productoras y hay muchas actrices y actores que prefieren no estar tantas horas en un rodaje y grabar para su Onlyfans. A mí es que me gusta viajar, me gusta el rodaje y me gusta crearme un nombre, una marca. ¿Que el Onlyfans está bien? Sí, pero yo sinceramente lo tengo para cuando tengo tiempo porque si te haces un nombre puedes darle más influencia, puedes hacer tus proyectos como marca. A otra igual le apetece más estar desde su casa… Muchas productoras se ven afectadas porque quieren trabajar con un actor o actriz, les dicen que no y saben perfectamente por qué es: lo que les pagan lo pueden ganar desde su casa en un momento. Pero yo creo que todo lo que sube baja.

© GirlsRimming

¿Consideras que el amor y el porno son compatibles?

He estado enamorada, con pareja en el porno y no he tenido buena experiencia. Cuando empecé pensaba que sí porque ambos nos dedicábamos a lo mismo, y yo soy una persona muy abierta de mente y de corazón, pero empezaron a haber problemas. Digamos que mi ex pareja no lo aceptaba mucho, no aceptaba que fuera a trabajar, le empezaba a importar. Había un poco de riñas. Es más, creo que es bastante difícil. Al principio pensaba que no porque no había tenido la experiencia pero habiéndola tenido sí, da igual que estés en el mismo círculo que al final si no te afecta por un motivo es por otro. Me lo advirtieron, pero basta que me digan algo para que yo vaya de cabeza. Y es una persona maravillosa y pensaba que iría súper bien, pero era una expectativa, la realidad es otra cosa.

Una de tus preocupaciones antes de entrar en el porno era salvaguardar tu imagen. En ese sentido ¿ha sido como esperabas?

Sí, la verdad, porque he decidido con quién quiero trabajar y con quién no. Es lo que te decía al principio, cuando decía que quería entrar en este mundo mis amigos me decían «Pero no empieces con cualquiera». Yo, si salgo comiéndome dos pollas, por lo menos que salga bonita, no en un vídeo como los que hace Torbe, que para mi gusto no creo que sea una buena manera de empezar o de verte en una cámara. A mí me da igual cómo me disfracen -me pongo hasta bizca- pero el hecho de cómo salga la escena sí que me importa bastante. Que sea profesional, estética…

¿El estigma de trabajar en el porno te ha hecho enfrentarte alguna vez con alguna situación desagradable?

Si he vivido algún tipo de situación desagradable a lo mejor ha sido más en temas de relación, por no compartir la misma ideología aunque ambos nos dediquemos a lo mismo. Pero no he tenido ningún tipo de problema. Yo es que soy muy abierta de mente, intento comprender y sino ya lo comprenderé. Mi familia me ha apoyado siempre. Mi madre me dice que no entre en detalles porque tampoco le interesa pero me apoya y, como sabe los proyectos que tengo en mente, me dice «Si tú eres feliz y vas a por ello, hazlo. Haz lo que te dé la gana». Bueno, es que ella siempre me ha dejado hacer lo que quiera. Las amistades las sigo conservando y la verdad es que guay, a mí siempre me han apoyado.

Aparte del gimnasio, la buena mesa y salir de fiesta con los amigos, ¿qué más te gusta hacer en tu tiempo libre?

Me gusta mucho leer. Me gusta mucho perderme para encontrarme, irme sin rumbo y decir «¿Dónde estoy?». De música me gusta todo tipo de géneros, desde los ochenta, rock, pop, reguetón también, claro, porque es la moda ahora y se escucha por todos lados, clásico… Para cada momento tengo un estilo de música. Por las noches intento ponerme cosas meditativas, por las mañanas así como pajaritos. Luego vienen las doce, me tengo que arreglar, pues me pongo reguetón. Voy por la calle y me pongo rock, lo que sea. Me gusta mucho la lectura de crecimiento y desarrollo personal, leo mucho a Tony Robbins. Temas de dinero también me apasionan. El tema personal, emocional, financiero, espiritual, creo que esas cuatro leyes son muy importantes en nuestra vida. Cine veo poco, puedo ver una película pero me entretengo, al final cojo el móvil o me levanto. Me concentro más en un libro, es como que me monto yo la película

Muchas gracias, Anastasia

Sigue a Anastastia Brokelyn en | Twitter | Instagram | Youtube | Telegram | Onlyfans
Artículo anteriorDomina Sasha
Alex Pérez
Fundador de La Gaceta UNCUT y, por lo tanto, culpable de todo esto. Curioso e inquieto, ha colaborado con webs como Milkyway Channel y ha sido jurado en diversos premios del sector, como los Galaxy Awards en 2013 y los Premios Ninfa del Salón Erótico de Barcelona durante los años 2015, 2016, 2017 y 2018, este último en calidad de presidente.