Nuestra entrevistada de este mes es una guapa latina que, a pesar de llevar solo un par de años en el negocio, ya ha conseguido labrarse un hueco entre las mejores productoras del mundo y, por supuesto, en lo más profundo de nuestros corazones. Nos referimos a Baby Nicols, una atractiva venezolana de veinticinco años y enorme sonrisa que, tras terminar sus estudios universitarios, decidió viajar a Europa y probar suerte en la industria del entretenimiento para adultos considerando que sería una buena forma de conocer mundo y vivir experiencias. Debutó como actriz con Private a principios del 2018, en una escena para San Valentín junto a Alberto Blanco, y posteriormente ha trabajado con compañías como 21Sextury Network, Reality Kings, DDF Network, Cumlouder, Viv ThomasMofos, BadoinkTeamSkeet, ADPTube, Evil Angel, Nubiles, Babes o Vixen, entre otras, además de producir sus propios contenidos junto a su pareja, el actor y director Andy Stone, que distribuyen en plataformas como ManyVids o MyDirtyHobby. En 2019 fue reconocida con una nominación en los premios XBIZ Europa, dentro de la categoría de Best New Starlet.

Simpática y risueña, aunque un tanto reservada, Baby Nicols se confiesa una apasionada de viajar y explorar lugares nuevos. También le gusta el cine, pasear y bailar ritmos latinos como el merengue o la salsa, algo que en ocasiones comparte con sus seguidores de Instagram. Recientemente hemos tenido oportunidad de charlar con ella para repasar su trayectoria profesional además de intentar conocerla un poco mejor. ¿Nos acompañáis?

LGU: ¿Cómo fue tu infancia y adolescencia?

BABY: Me encanta mi infancia, tengo demasiados bonitos recuerdos. Vivía frente a la playa, con mi mamá, mi abuela… una familia pequeña pero muy unida. Estudié en un colegio también en frente de la playa, luego fui al liceo, a la universidad y al terminar decidí viajar a Europa. Mientras estaba en la universidad trabajaba en un spa en el aeropuerto. Cuando terminé los estudios continué dedicándome a eso durante un tiempo.

¿Por qué decides meterte en el porno?

Fue curiosidad más que todo. Yo pensaba «Estas mujeres viven demasiado bien…». A mí lo que me encanta es viajar y conocer, entonces vi que en el porno podía haber una oportunidad de ganar buen dinero y poder ir viajando, conociendo y tener esta libertad. Yo trabajaba en la oficina todo el día y el cambio fue muy fuerte [risas].

¿Cómo fueron tus inicios? ¿Cómo recuerdas aquella primera experiencia?

Bueno, fue básicamente por un amigo que conocía a Apolonia. Entonces él habló con ella, de ahí conocí a Ramiro y ellos me presentaron a Private, que fue cuando grabé mi primera escena. Recuerdo que aquella escena fue larguísima porque Private es una productora que elabora muchas cosas, va todo por partes, y estaba muy nerviosa porque no sabía cómo iba a salir, qué tenia que hacer… Pero después, como que me dejé llevar y salió bien.

¿Sabías cómo era este trabajo en realidad?

No, la verdad es que no. Cuando llegué allí y vi que primero tenias que hacer unas fotos, luego la grabación, luego esto y lo otro, como por pasos, no me lo pensaba. Yo creía que llegaban y venga, a follar [risas]. Pero no, es totalmente diferente.

¿Qué es lo que más te gusta de esta profesión? ¿Y lo que menos?

Lo que más es que puedes ganar un buen dinero y no tienes que trabajar en unos horarios fijos. Tú te manejas tu tiempo, te manejas el dinero que ganas y lo que haces con él. La libertad. Lo que menos me gusta… bueno, a veces uno coincide con personas así como medio chungas y tienes que lidiar con eso pero obvio, en cualquier trabajo tienes que lidiar con personas así. Y hay veces que no me gusta que sean tantas horas en un set.

Foto | Andy Stone

¿Qué características debe tener una escena o un proyecto para que aceptes participar?

Me gusta que me dejen ser a mí misma. Que no sea como una escena muy marcada. Eso no me gusta. Me gusta que sea libre, que hagan lo que quieran. Prefiero eso a que me dirijan paso por paso.

¿Cuál es la mejor experiencia que recuerdas en un rodaje? ¿Y la peor?

Un viaje que conocí Miconos. Yo siempre había querido ir ahí y era todo como wow, la localización súper bonita, el productor súper bien… era todo chévere. Duré como cuatro días ahí y lo pasé muy bien. La peor escena fue una de mis primeras, un rodaje que fui allí a las once de la mañana y salí a las diez de la noche. Me puse hasta a llorar de la frustración porque no entendía lo que quería este director. Pero supe que era solo con él.

¿Qué es lo más extremo que has hecho nunca en una escena? ¿Qué no harías jamás?

Yo no he hecho nada extremo en ninguna escena. Lo más que intenté fue hacer un trío con dos chicos y sin embargo no fue nada realmente extremo, sino una experiencia nueva para mí. Todas mis escenas han sido muy soft. Yo no sería capaz de hacer BDSM o escenas que sean muy fuertes, que te peguen y esas cosas, porque es como que no lo tolero.

¿Qué es Baby Nicols Life?

Baby Nicols Life es un proyecto que tengo con mi novio Andy. Lo decidimos intentar como para ver qué tal nos funcionaba. Él quería crear sus escenas conmigo y estamos trabajando en nuestros propios vídeos y fotos, nuestro material de lo que nos gusta hacer. De esa manera lo vendemos y lo pasamos bien.

¿Crees que la proliferación de plataformas para venta de contenidos está cambiando las reglas de la industria?

Sí, yo creo que sí. Creo que a la gente ahora le gusta más estas plataformas porque pueden tener un contacto más directo con las chicas y no es solo que ha salido un vídeo sino que lo puedes ver, puedes ver las fotos, les puedes hablar… todo. Entonces es como que, si te gusta la chica de verdad, lo tienes todo ahí. A mí realmente me gusta más esto. Antes no había probado lo que era crear tu propio contenido y ahora que lo probé lo prefiero mil veces porque soy yo misma, yo decido lo que me gusta, cómo lo quiero, ayudada de mi novio también, pero yo me quedo con mi Baby Nicols Life.

¿Consideras que la frecuencia y los test médicos que realizáis son adecuados para desempeñar vuestro trabajo con seguridad?

Sí, ahora que implementaron más seguridad en los test hay más posibilidades de que estés seguro de que esa persona está bien, sin embargo para mí eso nunca va a estar claro al 100%. Pero sí, se maneja muy bien para la seguridad de los actores.

¿Qué opinas sobre la censura que los trabajadores sexuales sufrís frecuentemente en redes sociales como Instagram?

No me parece justo porque gente como yo cuidamos nuestra cuenta y estamos pendientes de lo que no se puede poner. A mí gracias a Dios no me lo han hecho pero veo a otras chicas que nunca publican nada malo y de repente no tienen cuenta. Me molesta porque pienso que esta persona no se lo merecía pero yo sé que no es solo Instagram que te lo cierre y ya está, eso tiene personas detrás que te denuncian y hay como un hate.

¿Crees que el porno tiene o debería tener alguna responsabilidad a nivel de educación sexual? ¿Qué opinas sobre esas voces que lo vinculan a sucesos de abusos?

Responsabilidad como tal no porque esto es cine. Tampoco tienen por qué limitar al director a crear lo que él quiere. Si es cine para adultos se entiende que es para adultos, la educación sexual está en su casa y en los colegios. Ahí es donde empieza todo, desde pequeños. Para mí, si tengo una buena educación y tengo una buena base, no por eso voy a pensar que porque este le está dando una cachetada a una chica eso está bien. Si ella ve que está disfrutando, para mí está bien, es algo que está consensuado entre dos personas. No quiere decir que todo el mundo tiene que estar pegando a todo el mundo porque sí. Eso está en cada quién.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiera iniciarse en el porno?

Que lo piense muy bien porque es algo que, una vez estás en Internet, no vas a salir de ahí nunca. Siempre va a aparecer alguna página, que tú no sabes donde estás pero estás. Y que una vez que entres te mantengas firme con lo que realmente te gusta, que seas tú misma y no dejes que nadie te influencie de ninguna manera. Sé tu misma y haz lo que tú quieres.

¿Como viviste tu nominación a los premios XBIZ Europa?

Para mí fue una sorpresa porque no me lo esperaba. Como te dije, cada vez me estoy dedicando menos así que cuando salí nominada dije «¡Qué chévere!» pero sabía que no tenía oportunidades de ganar porque creo que me faltaba mucha carrera, mucha experiencia en comparación a otras chicas que estaban ahí. Y bueno, ellas se lo merecían, ya me tocará a mí en algún momento.

¿El estigma de trabajar en el porno te ha hecho enfrentarte alguna vez con alguna situación desagradable?

No, la verdad. Con mis amigos bien. Si alguien me deja de hablar por eso es que realmente no era mi amiga, eso está claro. Quién busca una excusa para dejarte de hablar no tiene nada que ver. Del resto yo me he sentido bien, no he tenido ningún tipo de problema. Con la familia al principio fue un shock pero es algo que cualquiera puede sufrir y ya está. Normal, no pasa nada.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre? ¿Cuáles son tus aficiones?

Viajar, siempre que puedo y tengo tiempo quiero buscar la manera de ir a conocer un sitio nuevo. Me gusta ver pelis, salir a caminar, bailar… A veces me pongo a grabar vídeos bailando para Instagram, eso me divierte mucho. La música que me gusta realmente es el merengue, la salsa, esa música latina donde yo crecí. No es que vaya a andar todo el día escuchándola, pero es la que me encanta. El reguetón lo uso como una herramienta de trabajo porque es lo que a la gente le gusta, está de moda, y es lo que la gente taggea como una música más erótica. Yo la uso para hacer mis vídeos un poco más picarones, pero realmente no es la música que escucho día a día.

Eso es todo, Baby. Muchas gracias.

Sigue a Baby Nicols en | Twitter | Instagram | ManyVids | Onlyfans | MyDirtyHobby
Imagen de cabecera | Nubiles.net