En respuesta a esas voces que demandaban más presencia de talentos masculinos en nuestras entrevistas, hoy tenemos con nosotros a una de las últimas y más exitosas incorporaciones al sector, un caso especialmente meritorio si tenemos presente que además lo ha conseguido en condiciones adversas por la situación con la pandemia de COVID. Nos estamos refiriendo a Bangkok, un barcelonés de 28 años que, atraído desde muy joven por el mundo del cine para adultos, en 2016 reunió el valor suficiente para subir como voluntario a los escenarios del Salón Erótico de Barcelona. Sin embargo, a pesar de cumplir como un jabato delante del público asistente y repartir sus señas entre diferentes interesados de la industria, el teléfono nunca llegó a sonar y todo quedó en agua de borrajas. Pero este camarero no desistió en su empeño y, cuando en junio de 2020 la mítica actriz Sophie Evans organizó un casting para buscar caras nuevas, no se lo pensó dos veces, fue y arrasó con todo. En este año que lleva dedicado al porno ha trabajado con estudios como FAKings, PornFidelity, Tetatita, Private, RealJamVR, VRCosplayX, FantasexVR o VRLatina, donde es un habitual, además de haber realizado múltiples colaboraciones para OnlyFans con otros compañeros del circuito profesional o creadores de contenido independientes como Prvega, Ass Doll Model o Serenia Keer.

Extrovertido, ambicioso y altamente motivado, Bangkok está viviendo un dulce sueño del que no desea despertar. Entre sus aficiones destacan viajar, hacer excursiones por la montaña y pasar tiempo con sus amigos. También es un apasionado del deporte, habiendo practicado un poco de todo durante el transcurso de su vida. Hace unas semanas lo recibimos en nuestras oficinas para charlar un rato y tratar de conocerlo mejor. ¿Os apuntáis?

LGU: ¿Cómo acabaste subido en un escenario del SEB? ¿Qué recuerdo guardas de esa primera vez?

BANGKOK: Desde pequeño siempre quise meterme en el mundo del porno pero tampoco busqué muchísimo. Tengo un amigo boxeador que conocía a Sophie Evans, le dije que intentara hablar con ella y fue quien consiguió que me subiera al escenario. ¿Sabes qué pasa? Yo tengo nervios igual que cualquier otra persona pero mis nervios en lugar de arrugarme hacen que esté liberado, por así decir. Fue una bonita experiencia. Me acuerdo que estuve muy tranquilo, me salió muy cómodo, entonces ahí me di cuenta de que era algo que, aparte de que quería, era capaz de hacerlo. Salió súper bien, me pidieron tres personas el número de teléfono, lo que nadie me llamó ni tampoco yo insistí. Como siempre he tenido mi trabajo y tal, seguí con mi vida. Y cuando vi lo del casting de Sophie Evans mi cuerpo me dijo «Apúntate» y a día de hoy llevo un año.

Cuéntanos un poco sobre ese día

Yo estaba desayunando en la cafetería donde trabajo, era un domingo por la mañana, estaba mirando Instagram y, como sigo a Sophie desde hace años, veo que cuelga una publicación que decía «¿Quieres ser actor porno?. Es tu oportunidad» y no sé por qué le escribí. Se acordaba de mí y me dijo que daba el perfil perfecto, que ya tenía experiencia, que le pasara mis datos y que tal día en tal sitio con las analíticas hechas. Llego al casting con mi foto imprimida del Salón Erótico de Barcelona y me acuerdo que éramos ocho chicos; estaba Sophie, su pareja, Keren -que es la maquilladora- el cámara y tal. Me acuerdo que, antes de que viniera la chica -porque se ve que la que iba a venir se puso mala y tuvieron que llamar a otra- yo veía que los otros chicos estaban hablando entre ellos en una mesa y yo estaba como hablando con Keren, enseñándole las fotos… Estaba impaciente de que llegase la chica, de hacerlo ya. Estaba con muchas ganas, la verdad. Estaba tranquilo, no sé por qué estaba seguro de mí mismo.

¿No te intimidó tener que practicar sexo rodeado de tanta competencia?

Al haber hecho lo del Salón Erótico delante de tres mil o cuatro mil personas -no sé cuánta gente había, era una burrada- eso para mí fue más fuerte porque en el casting en total éramos veinte. Me acuerdo que, a la hora de la grabación, estábamos todos ahí en medio y veía que la gente que no estaba empalmada se apartaba un poco fuera de cámara e intentaba empalmarse. Yo reaccioné diferente, pensé «Si me está costando empalmar no me voy a apartar, me quedaré con la chica y supongo que funcionará mejor» Entonces me quedé ahí, intenté jugar con la chica… Estaba tranquilo, estaba como dirigiendo la escena -por así decirlo- y creo que eso fue lo que hizo que se fijaran un poquito más en mí, porque me vieron tranquilo, muy seguro de mí mismo. Me acuerdo que llevábamos más de media hora, nos hicieron parar a todos y nos dijeron «Bueno, ahora os vamos a pedir que os corráis. Tenéis entre dos y tres minutos para hacerlo». Ese es mi punto fuerte, yo controlo mucho el tema de la eyaculación y cuando dijeron «Ya» fui el primero. Ahí ya me dijeron «Ponte aquí» y me seleccionaron.

¿De dónde surge la elección de tu nombre profesional?

Un día antes del casting, estaba volviendo de la playa con unos amigos y, claro, salió la conversación en el coche. Les dije que necesitaba un nombre artístico porque me lo iban a pedir y todos empezaron «Pablo Metralleta», «Pablo no-se-qué»… y una amiga me dijo «¿Por qué no te pones como en La Casa de Papel?» que son ciudades. Yo he estado en Tailandia, fue un viaje que me marcó muchísimo, me encantó y justo cuando me dijo eso me vino a la mente «Bangkok». Y de ahí sale el nombre.

¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos de este trabajo?

Lo que más me gusta, obviamente, tener sexo con chicas de un nivel guay y cobrar por ello. También es abrir mundo, es conocer gente. Al fin y al cabo yo llevo nueve años en una cafetería poniendo cafés, entonces estoy trabajando de algo que me encanta -que es tener sexo- y me pagan por ello. Estoy cumpliendo un sueño. Lo que menos… no sabría decirte. Quizás es el hecho de que cuando dices que eres actor porno ya te etiquetan. Te cambia la vida. No es lo mismo trabajar en un banco que ser actor porno. Sí que es verdad que tengo muy claro lo que yo quería en mi vida. A la hora de buscar una relación ahora lo tengo más complicado, no es imposible pero como yo tampoco lo quiero es algo que me compensa muchísimo. Cuando entras en un mundo así hay que tenerlo muy claro. Tampoco pensaba que me pasaría lo que me está pasando; yo fui al casting y no sabía todo esto. Lo quería pero no me esperaba que me fuera tan bien como me está yendo.

¿Hay alguna productora o actor/actriz en concreto con quién te gustaría trabajar?

Con productoras me gustaría acabar trabajando con todas las posibles. Actores y actrices, la verdad, yo antes de entrar en el porno no me fijaba, no tenía un referente. Sí que a lo mejor veía porno pero ponía un video y la cara que más me gustaba la dejaba, no le daba importancia a aprenderme los nombres. Entonces, ¿qué me está pasando?. He entrado en el porno y me he encontrado con gente que te ayuda mucho y otros que no tanto, y la verdad es que estoy haciendo amistades. Es bonito este tema porque, aparte de estar haciendo lo que me gusta y cobrando por ello, también estoy conociendo a gente increíble, gente que si no me hubiese metido aquí no hubiese conocido.

© Private

Nos consta que entre actores hay mucha rivalidad. En este sentido ¿cómo te has sentido acogido?

Súper bien. Sí que es verdad que hay gente que directamente te dice que no te ayuda pero he tenido la suerte de encontrarme gente que me ha ayudado y me ha apoyado. También, no sé si es porque he entrado con gracia y tal por mi manera de ser, pero no me puedo quejar para nada, tanto maquilladoras como actores me han echado una mano. Tommy Cabrio es uno de ellos. Es una persona increíble, me ha ayudado muchísimo. Precisamente hace un mes empecé a trabajar con Alis Locanta para PornFidelity gracias a él. Habló con el productor, me dieron cuatro escenas, gusté y esta semana he estado grabando cuatro días más con ellos.

¿Te llama la atención la parte interpretativa de este trabajo?

Me llama más practicar el sexo. Sí que es verdad que he trabajado mucho en VR o en FAKings, donde tampoco hay mucha historia. Hace un mes y medio trabajé por primera vez con Private pero tampoco me he encontrado con escenas donde tenga que actuar muchísimo de momento. No te puedo decir pero sí que es verdad que quizás me estoy dando cuenta que el porno no sólo es follar, por eso la palabra es «actor», porque también tienes que actuar. Fuera del porno no lo piensas, ves la película y ya está, pero a fin de cuentas estás haciendo un papel, estás actuando. Creo que más a la larga, si me sigue yendo igual de bien y trabajo con otras productoras, entonces sí que ya empezaré a tocar un poco más el tema de actuar y la comedia.

¿Cuál es la lección más valiosa que te ha enseñado trabajar en el porno?

Antes no lo tenía muy presente pero me he dado cuenta que en el sexo no todo es el físico. Me he dado cuenta de que puede ser una chica increíble, que si tú no conectas con esa persona… Antes de entrar en el porno me fijaba más en un físico, me tiraba más eso que una manera de ser y ahora me estoy dando cuenta de que es un conjunto, porque un físico puede ser muy bonito que si no hay química no vale de nada.

¿Cuál es tu truco para sacar adelante una escena cuando no hay química con la actriz?

La escena ha de salir, así que cuando me pasa esto lo que hago es intentar saber qué está pasando e intentar tranquilizarme. Tengo mucho autocontrol, sé gestionar muy bien lo que me está pasando, canalizarlo y tirar adelante. Llevo un año pero estoy grabando mucho y cada vez tengo más experiencia entonces, cuando me encuentro una situación complicada, sé lo que está pasando y sé cómo tengo que actuar para sacar adelante la escena. En el porno en general he visto tamaños inmensos. Yo no tengo eso, tengo un tamaño normal, pero tengo el don de controlar muchísimo el tema de la corrida. Pero ya me viene de antes. Yo no estoy en la escena y pienso «No te corras, no te corras…» eso es mío, ya lo tenía antes de entrar al porno. Yo también voy a un casting sabiendo lo que tengo, sino no voy.

¿Cómo es la experiencia de rodar porno en Realidad Virtual?

Es un porno diferente porque no puedes tocar, no puedes hablar, no puedes hacer nada, pero a la hora de la verdad es algo que para mí también me ayuda. Es un porno donde yo tengo una cámara en la cara y obliga un poco a que la chica te esté tocando: me es fácil. En los otros rodajes, cuando te encuentras una chica con la que no hay química es más frío -si no te quiere tocar o lo que sea- pero en VR me tienen que tocar. Por mucho que yo no pueda tocar, eso a mí me pone y me resulta fácil.

Comenzaste tu carrera en plena pandemia, ¿cómo has vivido esta situación?

Creo que si no hubiera ido al casting -el día 25 de julio hizo un año- hubiera pasado la pandemia de otra manera. Para mí esto era un sueño. Este año no ha sido fácil porque hice el casting, a las dos semanas me llamaron para FAkings, me dieron dos escenas, luego al mes siguiente me dieron dos más… Fue como un poco lento. He pasado mucha tensión en el aspecto de «Quiero, quiero, quiero y no me dan». He pasado muchos nervios, sobre todo de ansia, ansia de trabajar, de llegar y de hacer. Es verdad que, además de estar haciendo las cosas bien, he tenido mucha suerte de entrar en FAKings y gustar. Con ellos he hecho trece escenas y eso me ha dado la oportunidad de conocer más el tema de las maquilladoras, el set de rodaje… y eso me ha dado la oportunidad de crear un vínculo, de hacer amistades y que le hablaran de mí a otras productoras. Poco a poco me ha ido saliendo el trabajo. Estoy súper contento.

¿Qué opinas sobre la proliferación de plataformas de contenidos propios tipo OnlyFans?

Lo que se está viendo hoy en día es que OnlyFans está rompiendo un poco el porno. Las chicas ganan tanto dinero que no quieren grabar con una productora. Chicas que no han hecho porno nunca, que han tenido primero OnlyFans, les ha ido tan bien que no se han planteado trabajar con otras productoras. Que también lo entiendo, obviamente. Pero te digo una cosa: si a mí me fuese muy bien en OnlyFans yo seguiría haciendo porno porque a mí me gusta la vida de actor, me gusta llegar al set del rodaje, me gusta conocer gente… Soy muy extrovertido y me gusta mucho socializar, me gusta mucho abrir el abanico y me está gustando mucho el tema de hacer porno porque he abierto mucho mi campo de gente.

¿Consideras que las relaciones de pareja en el porno son más fáciles si ambos son actores?

No tiene que ver mucho. Sí que es verdad que visto desde fuera parece más fácil que un actor esté con una actriz pero no tiene nada que ver. Yo creo que la persona que te viene, que estás conociendo, si te quiere de verdad y quiere estar contigo, tiene que aceptar lo que haces. Hay gente que valora más tu persona que no lo que tú hagas. Sí que es difícil y que no todo el mundo puede aceptarlo porque hay muchas mentes cerradas pero también hay mentes que me están sorprendiendo. Yo pensaba que entrando en el porno me iba a afectar mucho más a mi alrededor, a mi entorno y tal, pero me está yendo igual o mejor.

¿El estigma de trabajar en el porno te ha hecho enfrentarte alguna vez con alguna situación desagradable?

No, para nada. A lo mejor es porque soy chico, no sé si para las chicas es diferente. Mi madre sabía cuando fui al Salón Erótico de Barcelona. Somos muy poquitos en la familia – mi madre, mi padre, mi abuela, mi tío y ya está- entonces tengo una familia que me apoya muchísimo y yo siempre le he explicado todo a mi madre, tengo mucha confianza con ella y saben todo desde el primer momento. Yo trabajo en la cafetería de mi madre y para ir al casting tenía que faltar, entonces le expliqué por qué tenia que faltar y qué iba a hacer. Mi madre se leyó la publicación, se levantó de la silla y me dijo «Te cogerán». Así fue.

Hemos visto que has hecho contenido gay friendly ¿Qué tal es la relación con los fans de este colectivo? ¿Valoras algún día hacer porno gay?

Bueno, la verdad es que no me importa quien me siga y quien no. En OnlyFans ya sabes que los chicos, la gran mayoría de nuestros seguidores son gays. Al fin y al cabo esto es un trabajo, a mí me da igual quién está pagando detrás, ya puede ser gay o puede ser una chica, lo que necesito son clientes y gente que se suscriba. Yo sé donde tengo mis límites, yo quiero hacer porno hetero, soy hetero 100%, pero obviamente a mí lo que me puede dar pasta en OnlyFans es de cara al mundo gay. A mí no me importa sentarme al lado de un hombre y masturbarme, jugar y tal, pero tengo que tener claro donde tengo mi límite. Nunca haría nada con un chico porque no es algo que me gusta y que por probar a ver si me funciona más, no me compensa. A mí no me importa que la gente me vea haciendo porno, estoy orgulloso de ello. No es algo por lo tenga que agachar la cabeza, al contrario, a mí me gusta que me relacionen con ser actor porno, pero no me importa siendo hetero, no me gustaría que me relacionen con el porno gay precisamente porque no me gusta. Si me gustara no tendría problema, no tengo nada en contra de nadie pero no me gusta.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiera iniciarse en este mundo?

Tener muchas ganas e insistir. Me estoy dando cuenta que en el mundo del porno, sobre todo cuando entras, no puedes tener fallos. Más cuando te están dando la oportunidad de grabar: no puedes dar fallos porque si no no vales para esto. Aunque tengas un día malo, tienes que estar siempre a tope. Mi consejo es que la gente luche por ello porque yo desde pequeño quería ser actor y a veces estoy en casa, pienso en frío y digo «Mira, ha valido la pena insistir, y probar lo de hace seis años, y estar en mi cafetería y hablarle a Sophie para hacer el casting». Al final mira lo que me está pasando. Estoy muy agradecido de haber insistido y haber seguido luchando por esto.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Me encanta viajar, es mi sueño. Me encanta estar con mis amigos. Me encanta hacer cosas, me gusta moverme, soy una persona bastante inquieta. Me gusta mucho el deporte, he hecho un poquito de todo durante el transcurso de mi vida. Ahora mismo estoy haciendo gimnasio normal -que llevo un mes sin ir, por eso…- [risas]. Me gusta mucho la montaña, acampar y hacer rutas de montaña. Me gusta toda la música en general, creo que hay músicas para todo, tanto Adele, Beyoncé como Rihanna, como DJs de techno… El cine no me gusta tanto. No soy un chico de estar estático en un sofá, me gusta más moverme, viajar, entrenar…. Llevo doce años trabajando y nueve en una cafetería de 70 metros cuadrados, nueve horas al día, estoy viendo en el porno que se puede vivir trabajando pocos días y ganar pasta. Eso también me llama la atención del porno, no solo de ganar pasta sino ganar vida.

Muchas gracias, Bangkok

Sigue a Bangkok en | Twitter | Instagram | Onlyfans