Es posible que para los profanos en el porno el nombre de Betty Foxxx no les sugiera demasiado, sin embargo me atrevería a asegurar que por muchos de sus whatsapp ha desfilado el vídeo viral donde una señorita en topless entona deshinibidamente el estribillo de «Despacito». En efecto, nuestra protagonista de hoy es la escultural amazona cuyo recital resulta interrumpido por la brusca irrupción de una polla (alerta de spoiler). Nacida en Valencia en agosto de 1986, desde muy joven Betty Foxxx manifestó inclinaciones por la danza y la interpretación. Al cumplir la mayoría de edad se trasladó a Barcelona para asistir a la Universidad pero, debido a necesidades económicas, tuvo que dejar a un lado los estudios y sus aspiraciones artísticas para comenzar a trabajar. Tras siete años ejerciendo como educadora social, decidió tomarse un descanso y viajar por diferentes países de la geografía sudamericana. Estos cuatro meses cambiaron por completo su perspectiva de la vida y, al volver a España, renunció a su empleo y se mudó a Bristol para mejorar su inglés. Allí comenzó a trabajar como bailarina exótica y tuvo su primer contacto con el mundo del porno, que lamentablemente resultó ser una estafa. Sin embargo esta desagradable experiencia no la desalentó y a finales de 2015 realizó su debut oficial como actriz junto a Terry Kemaco para MMM100. Posteriormente ha trabajado con empresas como FAKings, Cumlouder, Evil Angel, LetsDoeIt, Fakehub, Legal Porno o Kink, por mencionar algunos ejemplos, siendo nominada en los Premios Ninfa del Salón Erótico de Barcelona de 2017 en la categoría de Mejor Actriz MILF (candidatura que retiraron tras su reclamación por no estar conforme con esa etiqueta). A finales de 2019, tras un hiato por el fallecimiento de su madre, Betty Foxxx se embarcó en un tour profesional por los EEUU que la llevó a visitar la AVN Adult Expo además de engrosar su currículum con nuevas escenas para Evil Angel y estrenarse con Jules Jordan, entre otros.

Cuando el COVID-19 llegó a occidente y se cerraron fronteras, a muchos actores les sorprendió viajando y tuvieron que espabilarse para buscar un techo donde pasar el confinamiento. Aunque actualmente ya se encuentra en casa, a Betty Foxxx esta situación le sobrevino dejándola atrapada en una isla paradisíaca (que dentro de lo malo, hay formas peores de pasar una pandemia). Pese a las circunstancias, hace unas semanas fue tan amable de hacernos un hueco en su agenda. ¿Os apuntáis a conocerla mejor?

LGU: ¿Por qué decidiste entrar en el porno? ¿A qué te dedicabas antes?

BETTY: Me metí en el porno de manera casual. Antes de entrar en el cine para adultos estudié interpretación en una escuela de teatro en Barcelona y trabajé como educadora social con personas con diversidad funcional durante siete años. Tenia contrato fijo, estaba bien pero había estudiado teatro y danza y al final me estaba derivando a la rama de mis padres, que es la salud. Decidí tomarme un break e irme a viajar. Me tomé un año de excedencia y me fui a Perú, Costa Rica, Colombia… y cuando regresé me di cuenta que no tenia más ganas de continuar en este trabajo, necesitaba seguir aprendiendo. Sentía que siete años era bastante tiempo y tenía un poco de crisis, ¿qué estaba pasando con mi parte artística?. Hacía castings pero no salía nada serio. Decidí irme a Inglaterra a aprender inglés y allí surgió de manera natural, nunca lo decidí a conciencia. Mi inglés era bastante bajo y para ganar dinero y aprender el idioma decidí meterme en un strip club. Me pasé los tres primeros meses escuchando lo que decían las chicas y los clientes y así intentaba practicar e introducirme, mientras por la mañana iba a clases de inglés. Estuve nueve meses en Inglaterra y cuando decidí marcharme conocí a una chica que me habló de la industria. Ella había trabajado como stripper, había hecho porno y también trabajo sexual, me explicó un poco y ahí se me abrió como una luz. Siempre he sido una persona muy sexual, en aquel momento no tenía pareja -tenía como 27- y decidí que era madura como para tomar esa decisión y que mi sexualidad era lo suficientemente amplia. Ya hacía anal, lésbico, había hecho tríos… Creo que la única cosa que no había hecho era doble… anal [risas] y orgías. Entonces pensé que tenia posibilidades sin saber mucho de la industria, la verdad. No sabía que 27 años ya era mayor, ya era entrar MILF. No tenía mucha idea cuando entré pero sabía que eso era lo que quería. Decidí mi nombre y empecé a buscar en Google hasta que también conseguí ir al Salón Erótico de Barcelona y allí comencé a conocer a toda la gente de España.

¿Qué recuerdos guardas de la primera experiencia?

Mi primera escena, si no recuerdo mal, fue con Terry Kemaco para MMM100 en Barcelona (amateur, gonzo) y la persona que filmaba era Francys Belle. Me lo pasé muy bien, la verdad es que Terry y Francys hacían buen equipo. Me resultó muy fácil y me quedé muy sorprendida cuando vi el resultado. En aquel entonces todavía no me había operado el pecho, ni me había operado la nariz -que son las dos únicas operaciones que tengo- y fue divertido, fue rápido. Una anécdota curiosa fue que el primer día en que me citaron, cuando fuimos a hacer el photoset, salimos al jardín y me picaron tantos mosquitos en el culo que tuvimos que posponer el set casi dos semanas hasta que me desaparecieron todas las picaduras [risas].

© BettyFoxxx.com

¿Qué es lo que más te gusta de este trabajo? ¿Y lo que menos?

Lo que menos me gusta es el riesgo real que existe de contraer enfermedades venéreas. Por muchos test que nos hagamos, el sexo sin preservativo es siempre un riesgo. Aunque con los test se reduce, la única manera de hacerlo sin riesgo es con preservativo y el porno hoy en día se practica siempre sin. Eso no me gusta, que esté normalizado que tenga que ser así. La parte que más me gusta es la libertad que me da el poder hacerlo en cualquier lugar del planeta y el placer en sí. Soy una persona que disfruta mucho de la intimidad y también es como una aventura, como un juego, nunca sabes 100% como va a ir. En algunas escenas sí, en otras no tanto. Ese factor de improvisación me gusta, me gusta mucho [risas]. Hay otras cosas que me gustan también; la creatividad que hay que ponerle, te hace estar implicado, te hace estar en contacto con las personas, sobretodo con tus fans, que son la parte importante. Me gusta mucho la capacidad de auto realización que te da y, bueno, siempre he sido una persona muy dada al sexo así que no me resulta complicado.

Otra cosa que no me gusta es lo que supone a nivel social ser una trabajadora sexual y los conceptos que hay -incluso dentro de la profesión- de exclusión entre lo que es una trabajadora sexual y lo que es una actriz porno, donde está el limite entre una persona que obtiene dinero por sexo y una persona que obtiene dinero por sexo delante de una cámara. Ese tipo de estigma social que todavía existe y que espero que, en estos tiempos que tenemos tanto bum de sexo en las redes, podamos finalmente normalizar y regularizar, incluso proteger más todo lo que es el sector. Porque es una industria real que da mucho dinero -y últimamente no a los actores sino a los productores o a los realizadores de las páginas streaming– pero es importante que podamos ser tratados dignamente como personas normales, ya sea que hagamos sexo detrás o delante de la cámara. Personalmente hay cosas que me han pasado, plataformas que no puedo utilizar o servicios que no puedo tener por ser trabajadora sexual, como si yo fuese a contagiar algo a alguien, fuese a hacerle daño, estuviera vendiendo drogas o haciendo algo dañino. Realmente condiciona bastante tu vida y muchas veces te ves impulsada a mentir en según qué circunstancias para no dar explicaciones. Depende qué conceptos es mejor que la gente no sepa quién eres. Esta es una de las partes que menos me gusta pero que hay que asumir ya una vez entraste.

© BettyFoxxx.com

¿Cuál es la mejor experiencia que recuerdas en un rodaje?

Recuerdo un rodaje que no es muy famoso donde me lo pasé muy bien. Yo tenia que ponerme un espéculo -esto que se utiliza en ginecología para abrir la vagina, porque el vídeo era de ver lo más adentro posible- después utilizaban un estimulador de clítoris y aquello fue espectacular. Sinceramente, fue una experiencia muy chula. A mí me gusta mucho hacer squirting pero a veces es difícil, tienes que buscar la postura, el ritmo, el juguete… todo. Fue bonito porque salió como una fuente, tenia la vagina muy abierta y al estimular arriba salió como disparado de dentro con mucha fuerza. Fue guay [risas]. En EEUU he tenido alguna experiencia también bastante buena. Trabajando con Vanna Bardot y Ramon Nomar hicimos un trío para Jules Jordan y, no sé, simplemente cuando salen las cosas bien, el rodaje fue todo perfecto, pude apreciar la profesionalidad de mis compañeros, el respeto de los cámaras, el set en general… Fue como muy fácil, muy guay.

Otra experiencia buena que he tenido fue con Nick Moreno en una de las primeras escenas que hice para Cumlouder. Recuerdo que me tomó el pelo. Le pregunté dónde íbamos a rodar y me dijo el nombre de un hotel y, claro, yo pensando que íbamos a hacer la escena en una cama digna y cuando llega me llevó a un descampado, a un sitio abandonado y me pensé realmente si quería entrar o no en ese sitio tan sucio. Fuimos con un taburete y la verdad es que fue super excitante. En ese momento hubiese preferido una cama pero la verdad es que quería entrar en la industria, Nick me gustaba mucho y la situación me ponía, así que pusimos el taburete y yo creo que soy la mejor malabarista de España porque me quedé ahí encima como media hora, incluso con aceite que me echaba y dando vueltas. Después creo que me caí y los editores no lo cortaron [risas] y eso me cabreó muchísimo, la verdad, porque dije «Media hora aguantando y no editan que me caigo, qué hijos de la gran…». Pero bueno, ese es el porno funcional, muchas productoras tienen que sacar mucho contenido y muy rápido. Esa fue muy divertida, una de las escenas en la que más he disfrutado. Las peores no las voy a contar, no hace falta.

© Reality Lovers

¿Qué reto o fantasía tienes pendiente de cumplir profesionalmente?

Mi gran reto cuando empecé era conocer la industria de los EEUU, este año lo he realizado. Finales de 2019 principios de 2020 he estado unos cuantos meses y la verdad es que estoy muy orgullosa de haber podido llegar hasta ahí, haber podido conocer a la gente de los EEUU, ver cómo trabajan, conocer a los actores desde dentro y ver lo grande que es allí la industria, lo profesionalizada y lo aceptado que está. La verdad es que me gustaría seguir volviendo y seguir haciendo películas como MILF o como GILF. Mi gran reto, algo que realmente me gustaría hacer, son features movies que son películas basadas en otras películas, películas con un poco de acting, menos gonzo y con una producción, un script, un diálogo… Hay producciones de muy alta calidad en EEUU lo que pasa es que normalmente ese tipo de proyectos nacen entre personas que llevan allí mucho tiempo y no es tan fácil entrar. Pero bueno, no dudo que pueda llegar en algún momento. Todavía tengo muchas fantasías: hacer más gangbang, con más de cinco chicos -que es lo máximo que he hecho- y más lésbicos bonitos. He hecho muy poco lésbico porque, como entré con 27, directamente me dieron todo lo que ya hacía. No tuve una introducción regular en la industria, como hacen en EEUU que las chicas empiezan jóvenes haciendo solos, luego lésbicos, luego BG, tríos BGG… Me gustaría trabajar más regular. Si toda esta situación se soluciona podré volver y trabajar cada equis tiempo, estar más activa dentro de la industria en EEUU y Europa.

¿Qué es lo más extremo que has hecho en una escena? ¿Dónde está tu límite?

Two in my ass [risas] Doble anal para Legal Porno, eso es lo más hardcore que he hecho. ¿Cosas que no haría nunca? Worship con caca, patadas en los huevos a los tíos… No sé por qué no puedo. Se que es un fetiche que vende mucho y que a mucha gente le gusta pero no puedo con eso. Esa imagen no me gusta y no puedo. Y vómitos, tampoco me van mucho. A mí anal me encanta pero para lo demás soy un poco vainilla [risas]

© Evil Angel

¿Qué consejo le darías a alguien que quiera imitar tus pasos?

Creo que hoy en día es super fácil entrar en la industria del sexo. Te diría que si eres joven ten en cuenta que esto condiciona para toda la vida e infórmate mucho antes de entrar. Consume también el contenido para entender un poco cómo funciona la industria. Lee mi blog [risas]. Lee blogs de profesionales que puedan introducirte y te puedan guiar, depende de lo que quieras hacer, depende de cual es la razón por la que entras, si es por dinero, por fama, si es por que te gusta, cuales son tus objetivos y tener muy claro cuales son tus principios, tus valores y tus limitaciones. En España no hay una reglamentación, entonces es un ámbito un poco ambiguo, hay como mucho estafador dentro de la industria. No cojas castings por Craigslist, ve a las agencias, contacta directamente a las productoras, envía tú los mails, hazte las fotos o consigue a un fotógrafo profesional, contacta actores y actrices, ve a un salón erótico, ahí es donde vas a poder conocer. Pero tienes que estar dispuesto a dar el salto. Yo empezaría creando mis seguidores con la webcam y poco a poco, si eres buena, las mismas productoras te llamarán. Habla idiomas para poder ampliar tus zonas de trabajo y disfruta mucho. Si eres chico te diría que tienes que haber nacido para ello. Hay muchos chicos que quieren ser actores porno pero realmente su mente no está preparada para ello. Mi teoría es que si puedes cocinar, hablar por teléfono y follar a la vez, entonces puedes ser actor porno. Si tu polla no se queda dura así mejor olvídalo porque lo vas a pasar mal. Puedes grabarte con alguien en la intimidad pero no es lo mismo que en un set, en medio de la calle o que te digan «ahora te corres, ahora la levantas…» Tienes que tener mucho control y mucha energía viril. Es muy difícil entrar pero si lo consigues y realmente vales, normalmente los chicos duran más que las chicas.

¿Cómo ves el papel de la mujer dentro de la pornografía? Según tu experiencia, ¿crees que está explotada u oprimida de alguna forma?

La mujer en la pornografía es puramente el producto. Básicamente la pornografía está hecha para el público masculino pero eso está cambiando. Hoy en día hay muchos tipos de porno y no debemos cerrarnos en el clásico straight BG en el que el hombre es como el machirulo, ahora hay mucha tendencia a la bisexualidad, los trans también están haciendo mucho porno y está saliendo pornografía lésbica con parejas reales. No creo que la mujer tenga un papel de victima explotada, cada uno elegimos el lugar donde queremos estar. Muchas veces queremos estar en algún lugar y no sucede, pero siempre tienes la elección de decidir si quieres estar en otro. No creo que la mujer esté oprimida para nada. Estamos viviendo un momento de libertad sexual super grande, la pornografía ya no es más tabú, ahora está gratuita en Internet. Sí creo que deberíamos regularizar la industria y deberían hacerse leyes para que podamos tener unos estándares mínimos y que no puedan abusar de nuestra inocencia o de nuestra ignorancia. Muchas de las niñas que entran no saben dónde van o cómo es un set. O incluso nosotros. A mí me ha pasado, la primera escena que tuve fue totalmente fake, me grabaron y nunca más supe de esa gente ni de ese vídeo. Hay casos de abusos pero se dan por ignorancia y porque no hay protección. Supongo que también le habrá pasado a algún chico en algún momento, quizás menos, pero por lo general no diría que estamos en un papel de victimas. Creo que tenemos mucho poder de hacer nuestro propio contenido, ni si quiera necesitamos que una productora nos filme.

© MYLF

¿Qué opinas sobre la censura que los trabajadores sexuales sufrís frecuentemente en algunas redes sociales?

Ese es un tema que me trae de cabeza. Yo no puedo tener Instagram, cada vez que abro una cuenta me la tiran abajo. No sé si se puede hacer algo, sinceramente. Mientras no se cambien las leyes a nivel general y los países regularicen el trabajo sexual, porque en realidad el gran problema que hay detrás de esto es que no quieren que hayan abusos ni tráfico humano -y estoy totalmente de acuerdo con ello- pero se necesita aceptación y reglamentación para que nos puedan incluir en las redes sociales siempre y cuando, como en Twitter, tengamos un filtro de seguridad para los menores. Es importante que se hagan estos filtros porque en la pornografía se exceden muchos límites y son conceptos que no deberían verse siendo menor. Entiendo que haya tanto proteccionismo pero, sinceramente, está muy mal hecho porque todas las celebrities y muchas pornstars tienen sus cuentas verificadas, con fotos muy subidas de tono, con el culo al aire o con los pechos afuera como con stickers y no las quitan, y después hay otras cuentas que sí las quitan. Entonces ¿qué sucede ahí? ¿Es quizás porque algunas nos dedicamos al trabajo sexual y es fácil encontrarlo? No sé, pero es una batalla larga en la que tenemos que empezar a luchar por los derechos.

La gente que consume también debería responsabilizarse e implicarse porque es como que «yo consumo pero luego me limpio las manos». Esta doble moral, del miedo en el que vivimos y de la sociedad patriarcal en la que el hombre y la mujer tienen que vivir en la monogamia, debemos mantener la familia unida y los deseos sexuales personales quedan como en un segundo plano… Lo primero es mantener el estatus, la apariencia, la familia, lo que sea menos exponerse uno. La sexualidad juega un papel muy fuerte en esto. Yo considero que todo el mundo es polígamo por naturaleza y que la monogamia es un invento de la iglesia para mantener la sociedad unida. Creo que el deseo sexual es algo natural y no se puede controlar, es algo que sucede, hay gente que lo tiene más latente y otros que no, y va relacionado con las hormonas y con los hábitos.

¿Consideras que el porno tiene alguna responsabilidad con respecto a la educación sexual? ¿Qué opinas sobre esas críticas que lo vinculan a sucesos de abusos?

Lamentablemente no. Podría tener una rama dedicada a la educación sexual y sería muy interesante que en las clases se atrevieran a poner una peli porno, porque realmente enseñarían, no solo el aparato reproductor, sino más allá: la energía sexual, que hablasen de cómo nos afectan las hormonas, qué tipos de sexo se practica…. Estaría interesantísimo que la educación sexual en los colegios tuviera como una distinción para los peques -que sería explicar la función reproductora- y para los más adultos, porque realmente ellos ya tienen interés y lo van a encontrar. ¿Por qué no explicárselo?. Pero no creo que deba haber una educación sexual en todo lo que se crea. Es un contenido, es ficción, es como si me dices si una película de terror debería tener una responsabilidad educacional: es terror, se trata de dar miedo. No sé cómo puede haber afectado el porno en la mente de personas que han sido capaces de cruzar ciertos límites y abusar pero no creo que tenga la culpa. No creo que una persona que crea contenido para masturbarse o compartir con la pareja lo haya hecho a propósito para crear ese abuso. Creo que es obvio que no tiene una relación. Me parece infantil culpar al porno, es como si me preguntas si las películas de terroristas tuvieron algo que ver con los sucesos que hubo en Las Ramblas de Barcelona.

Antes has comentado un poco sobre el estigma de trabajar en el porno, ¿te ha tocado vivir alguna situación desagradable en tu circulo cercano?

Creo que no soy la única, nos afecta a todos. La situación desagradable fue el dejar de hablar con una de mis hermanas. Estuvo dos años enfadada por esta decisión. Cuando he conocido a algún chico así en plan ligoteo, cuando se han enterado de lo que hacía directamente me han dicho que no podrían estar con una persona que se dedique a esto. Pero bueno, eso no significa que todo el mundo sea así. En el banco mismo, en Holanda, pensaba que al ser legal estaba todo bien y yo inocente no sabía que solo hay unos bancos que aceptan trabajadores sexuales y gente que trabaja en los coffee shops. Está legalizado pero siempre hay gente conservadora en la sociedad. Algunos bancos no te aceptan y te miran bastante mal. Entonces, como he dicho antes, a veces es mejor no decir. Cuando tienes confianza ya puedes explicar porque sino la gente, o quieren saber todo o ya se comportan de manera diferente. Chicas que se creen que te vas a coger a su novio o cosas así. A veces afecta, no siempre.

¿Cuáles son tus aficiones? ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Como veis, voy al gimnasio. Antes bailaba mucho, durante muchos años, y ahora voy al gimnasio. Me gusta mucho escribir, leer, cocinar, salir a la naturaleza, meditar, me gusta viajar, ir al cine, ver películas… Principalmente eso. Tengo un blog y de vez en cuando escribo, cuando me aparecen temas interesantes sobre trabajo sexual, sobre la industria, sobre temas de sexualidad en general.

Muchas gracias, Betty

© BettyFoxxx.com
Sigue a Betty Foxxx en | Web Oficial | Twitter | OnlyFans | ManyVids | Pornhub