Hoy rompemos una regla no escrita de esta casa y recibimos por segunda vez a alguien a quien no solo tenemos considerada como una de las actrices más destacadas del panorama nacional sino que, con el paso de los años y por su manera de ser y hacer, se ha ganado a pulso un lugar especial en nuestros corazones. Nos referimos a Caomei, una guapa badalonesa de 25 años que ingresó en la industria del entretenimiento para adultos en 2017 tras ser reclutada durante una visita al Salón Erótico de Barcelona. En su trayectoria profesional ha trabajado para estudios como Private, Cumlouder, BoxTruckSex, Virtual Taboo, Viv Thomas, MetArt, Marc Dorcel, Kelly Madison Media, MomXXX, Evil Angel, LetsDoeIt o FakeHub, entre muchos otros, además de emitir a través de webcam, co-dirigir durante una época el colectivo Chicas Bala y producir sus propios contenidos que distribuye a través de plataformas como OnlyFans o LoverFans. Entre sus logros destaca también haber posado en varias ocasiones para Suicide Girls, haber participado en el videoclip «<3» (Pico Tres) de Kinder Malo & Pimp Flaco y, lo más importante, protagonizar el primer ejemplar de nuestro proyecto de fotografías exclusivas Photobook Series.

Encantadora como siempre y mucho más relajada que en nuestra anterior reunión, en parte porque con el tiempo ha ganado en seguridad y en parte porque se sabía entre amigos, Caomei se pasó hace unas semanas por nuestras oficinas para charlar y ponernos al día, ocasión que hemos aprovechado para salirnos un poco de nuestro cuestionario habitual y profundizar en ciertos aspectos de su trabajo y persona que consideramos interesantes. Eso sí, si no lo habéis hecho ya, para gozar de la experiencia completa recomendamos haber leído previamente su anterior entrevista.

LGU: ¿En qué punto profesional te encuentras actualmente?

CAOMEI: En este momento no me apetece mucho grabar para productoras. Hacía años que solo estaba grabando con Alis Locanta, que un director que graba genial y me gustan mucho sus proyectos tanto personales como para otros, pero hacía tiempo que no me sentía muy guay, es decir, en el momento en el que estaba trabajando me sentía bien y me sentía que había hecho algo que me gustaba pero los días anteriores lo pasaba mal, no me apetecía, no quería hacer y dije «Mira, para pasarlo mal…». Tampoco lo necesito porque puedo dedicarme a hacer mis cosas, así que ahora estoy en auto producción.

Haciendo un poco de balance, ¿cuál es la mejor experiencia que recuerdas en un rodaje? ¿Y la peor?

Grabé con Alis Locanta y Anastasia Brokelyn, que fue un rodaje en el que estuvimos todo el día porque eran como tres o cuatro escenas de una historiar de amor; al principio eran dos chicas que una le gustaba la otra pero no se lo decían y al final ya eran pareja y vivían juntas. Pues todo eso con Anastasia y Alis -que me llevo súper bien- fue súper guay, me sentí súper a gusto e incluso creo que hubo sexo real porque al final nunca pasa y después de todo el día pudo pasar. Pudimos probar cosas nuevas, él tenía en cuenta nuestras ideas y fue muy guay. La peor… hice una escena -no voy a decir con quién ni nada- pero el actor me dijo si podíamos no parar porque le estaba costando un poco en los últimos rodajes y dije «Vale, no te preocupes». ¿Qué pasa? Normalmente antes de la penetración yo paro para poner mucho lubricante porque si no me duele mucho y ahí dije «No pasa nada, me concentro y seguro que no pasa nada». Sí pasó y estuve meses para que se me curase porque se me hizo todo de cortecitos. Él no tiene la culpa, luego se disculpó muchísimo, me dijo que no se había dado cuenta. Además fui yo la que me puse encima y forcé demasiado. Al final podía haber parado que no pasaba nada.

¿Y lo más loco?

Yo soy vegana y tengo una escena en la que me hicieron cocinar carne. Yo pensando «¿Es necesario para la escena?» y el bistec era como muy importante. Y yo «Bueno, si es un fetiche de alguien que cocine un bistec, yo lo hago…» Pero no fue muy agradable. Además tuve que cogerlo crudo…

Si te diesen carta blanca para hacer una escena, ¿cómo sería?

Me gusta mucho jugar con la sensualidad, me gustan los close-up (primeros planos), lubricantes o aceites, que todo brille. Luego con colores, que no sea mi cuerpo tan cual sino un color, otro color y luego ir variando, todo con una música que formara parte, como si todo estuviera unido. Luego, claro, parte sexual pero más tipo masturbación y demás. Me gustaría hacer algo sola.

¿Tienes alguna fantasía o asignatura pendiente en el porno?

Sí, grabar con Maria Riot. Este año me ofrecieron grabar con ella, con Erika Lust para XConfessions, y fue como «¡Dios mío es mi sueño, yo quiero trabajar con ella!». Además la escena era súper bonita pero alguien de mi alrededor dio positivo con COVID y tuve que confinarme. Se me rompió el corazón pero lo bueno es que el día de la grabación yo estaba «Se lo estarán pasando bien y será muy divertido…» y me envió un mensaje diciendo que le daba mucha pena que no pudiese ir y que a ver si trabajábamos juntas en el futuro. Nunca habíamos hablado y fue como «¡Oh Dios mío, qué fuerte!». Es una cosa que me encantaría porque estoy enamorada de ella y admiro mucho su trabajo.

¿Cuál es la lección más valiosa que has aprendido en este sector?

Yo soy una persona muy confiada y siempre pienso que todo el mundo tiene bondad. Ahora sé que en el mundo hay maldad y que no todos hacen las cosas por el bien de los demás sino que hay gente que es egoísta y le da igual hacer daño a los demás. Creo que pensar en uno mismo es súper importante y que si no piensas en ti nadie va a hacerlo pero si haces daño de camino a otras personas no está bien. He aprendido muchísimo de eso.

¿Cómo gestionas el estrés de tener un oficio tan inestable como este?

En general lo llevo bien a épocas y otras lo llevo regular. Cuando estoy motivada y hay respuesta de la gente que me sigue -que no siento que estoy haciendo cosas al aire- me siento bastante a gusto y me dan ganas de hacer cosas. El problema es cuando cosas externas mías me afectan al trabajo, no me apetece hablar con la gente, no me apetece hacer el personaje de Caomei todo el tiempo y eso luego afecta económicamente, porque aunque no esté subiendo cosas -explícitas, me refiero- contra más historias subas y más te hagas ver, más te tienen presente y más vas a poder monetizarlo. Eso me afectaba muchísimo, la verdad, el hecho de no poder ser constante con una estabilidad emocional. Lo que más me ha ayudado -y por eso me estoy esforzando ahora un poquito más- es ir al psicólogo. Porque no hace falta que te pase nada para ir al psicólogo, simplemente querer mejorar, querer estar más por ti, pensar en tu salud mental. Esto me está ayudando muchísimo, más que nada porque me pongo objetivos a corto/largo plazo y voy creando poco a poco lo que quiero en la vida porque sino vas un poco perdida.

¿Cuál crees que es el principal defecto de la industria porno española?

Que nada esté reglado y no haya una seguridad, en el sentido de tener que ir a un lugar y saber que todo va a estar perfecto, que te vas a sentir súper bien y vas a salir de ahí perfecta, tanto física como emocionalmente, porque puedes salir físicamente bien pero a lo mejor algo te ha sentado mal y no puedes decirlo para no perder trabajo o lo que sea. Viendo información o hablando con compañías de EEUU u otros lugares que también trabajan en este sector, te das cuenta de que ahí cuidan a las actrices muchísimo para que nunca hayan problemas, tanto legales -porque son como más estrictos que aquí- y los precios que se pagan son mucho más altos porque es una exposición muy grande que te puede afectar para encontrar luego trabajo de otras cosas. O también, por ejemplo, una misma productora que se lleve a una chica de otro lugar, esa chica dice «Para grabar conmigo es este precio» y no rechistan. Aquí en España siempre te van a regatear, hasta el último momento en que a lo mejor te lo aceptan o a lo mejor no.

¿Esa falta de un marco laboral crees que también afecta a la poca formalidad de algunos actores?

Sí, creo que sí porque en EEUU muchas actrices solo se dedican a la pornografía y ya está, no se dedican a la prostitución porque no lo necesitan y aquí, muchas chicas que conozco se dedican a las dos cosas. Si a ti te ofrecen 300 euros por una escena con toda la exposición que conlleva y luego un cliente te ofrece 500 el mismo día, ¿para qué te vas a presentar a la escena cuando tu trabajo habitual ya es la prostitución?.

¿Consideras que el porno tiene o debería tener una responsabilidad a nivel de educación sexual?

Creo que se debería hacer más énfasis en el hecho de que son películas de ficción. Se les llama actrices o actores porno y se tiene como muy normalizada esa etiqueta pero parece que solo se dice de boca, que luego todo es real, que follamos todo el día y no hacemos nada más con nuestras vidas… Si tú ves una película convencional y te queda claro que Sawyer no es un timador -hablando de «Perdidos» que la estoy viendo ahora- entonces ¿por qué piensas que yo soy tatuadora?, como en una escena que hice que luego preguntaban por mí en el estudio para que les tatuase. Creo que eso se debería poner, lo típico al principio y al final de la película: «Todo esto es ficción, no es real y el sexo no es así». Realmente no sé si tiene que ver con la educación sexual -que no hay- pero no entiendo por qué no se separa. Supongo que hay gente que no concibe el hecho de que haya penetración, una mamada o lo que sea sin que haya un placer detrás y por eso tiene que ser 100% real. No, no es cierto [risas]

¿Cómo has vivido toda la situación con la pandemia?

Laboralmente, como me centré en mis redes sociales, en hacer cam, OnlyFans y demás, pues fue bien. Emocionalmente muy guay porque me gusta mucho estar sola, estar conmigo misma y pensar, estar a mi rollo, y fue como mi vida normal, la verdad. Me agobiaba más tener que ir a comprar que otra cosa [risas]. A veces, no sé, me apetecía ir de fiesta o tomar algo y no se podía pero decía «Hago videollamada» y me ponía ahí a bailar con mis amigos en casa.

Ahora que lo mencionas, ¿qué opinas sobre esos rumores que apuntan a que OnlyFans podría prohibir los contenidos explícitos?

Bueno, hay otras plataformas, sería mudarse. Es una putada, pero bueno. Igualmente creo que la web de OnlyFans no está demasiado bien hecha como para que gente importante dedique su tiempo a gestionar eso. Hay mil problemas todos los días, que no se envían mensajes, que no se publican las cosas… Por ejemplo, de 100 dólares que puedes ganar al día igual ganas 50 por todos estos problemas que hay, gente que no puede meter su tarjeta y demás. Así que si no empiezan a gestionar un poco más su dinero y llevarlo a la pagina web y a sus servidores, tampoco creo que la gente quiera currarse eso.

¿Cómo te las arreglas para organizar tu agenda de trabajo y mantener las RRSS?

No me organizo, me obligo cada día y luego de vez en cuando digo «Ay, ¿he subido algo?», lo miro, «Sí», «Oh, no ¿Qué subo?» y me empiezo a agobiar. No sé organizarme, no sé cómo hacerlo y aunque me pongo unas pautas, contra más piense en eso va a ser peor. Entonces, cuando tengo un hueco digo «En este rato voy a organizarme». El otro día hice un AMA y, parece que sea una tontería pero luego tengo que leer todas las preguntas, seleccionar las que quiero, pensar qué voy a decir -porque, claro, no voy a hacer 100 historias seguidas- luego lidiar con todas esas personas que me dicen «No me estás contestando…», «Siempre te pregunto esto y no me lo dices…», ¿pero cómo voy a contestar esto?, si lo subo a Instagram seguro que me banean o algo así… Luego, de cada historia que subo me van respondiendo personas individualmente y, claro, era como «No puedo más» [risas]. Me cuesta mucho, pero tengo que forzarme y ya está. He pensado en contratar a alguien para que me ayude y de hecho conozco a chicas que lo hacen, pero es que entonces dejo de ser yo. Sería comercial, lo que la gente quiere, y a mí me gusta ser yo siempre. En OnlyFans es muy importante tener muchos suscriptores porque luego puedes venderles más contenidos aparte; hay chicas que acumulan y acumulan y yo lo he intentado pero prefiero ser menos y tener como mi pequeña comunidad, conocerlos, hablar con ellos y sentirme a gusto. Creo que mi estrategia es distinta y aunque ganes menos dinero prefiero sentirme bien.

En las relaciones de pareja, ¿consideras que es más fácil si ambos se dedican al porno? ¿Cómo ha sido tu experiencia en este aspecto?

Yo conozco parejas que están a gusto dedicándose al porno pero otras que incluso te van a decir «Nunca salgas con alguien del porno». Creo que es más por el tipo de persona -que está como estigmatizado y a veces ese estigma es real- que por trabajar en el porno. Yo creo que si hay comunicación en la pareja, como en cualquiera, hay confianza y estáis bien no tiene nada que ver estar dentro o fuera del porno. Es aceptar a la otra persona. En mi caso a algunas personas sí que les ha afectado porque es lo típico de que no eres 100% tú. Yo siempre soy 100% yo, no sé actuar en esas cosas, pero otras personas es como «No te preocupes, lo acepto porque ya te he conocido así» y al principio todo bien pero como yo no soy una persona que grabe todo seguido, a lo mejor ese mes que nos hemos conocido no he grabado nada pero el segundo ya he grabado y luego vuelvo a casa y te hablo de otras cosas o incluso te puedo decir «¡Qué risa que me he dado con la cabeza en la lámpara!» y le sienta mal. Yo pienso «Tú me hablas todos los días de tu trabajo y no pasa nada». Yo me lo tomo como un trabajo y estoy aquí contigo y podemos tener sexo si quieres. Y sí, hay personas que no entienden que es trabajo y que luego fuera soy otra persona distinta y hay otras personas que sí lo han aceptado. Normalmente las relaciones que he tenido no se han acabado por esto pero sí que ha afectado un poquito.

¿Qué tipo de cosas valoras cuando estás con una persona en tu vida privada?

Algo que valoro muchísimo de cuando me gusta alguien es qué me puede aportar, que me enseñe cosas, aprender y conversaciones interesantes. Eso lo valoro muchísimo. A lo mejor puedes intentar seducirme de mil maneras diferentes y me quedo fría pero me estás hablando de algo interesante, me estás contando algo de historia que pasó en no-se-qué año y eso me enciende. Me enciende pensar «Qué inteligente». Luego valoro muchísimo el consentimiento. Llevo años que antes de besar a alguien le pregunto «¿Te puedo besar?» porque creo que en las películas se roban los besos, en el porno se hacen las cosas sin preguntar pero porque lo hemos hablado antes. En la vida real no hay costumbre, pues yo la voy a meter, a todo el mundo de preguntar lo que quiere cada persona, hablar durante el sexo, reírte. Eso es lo que más me gusta del sexo, la intimidad de sentir que estás junto a esa persona, aunque no tengas una relación, que puede ser tu colega o alguien que no conoces, pero pasar un buen rato.

Entonces, debido a tu trabajo ¿no acabas saturada de tanto sexo?

Creo que el sexo en las escenas es totalmente diferente al sexo que tienes en tu intimidad. En las escenas estás pendiente de curvar la espalda, que se vea así, es muy incómodo porque lo importante no es sentir placer sino que se vea la penetración. Con quien estás teniendo sexo no es con esa persona sino con la cámara y la persona que está detrás. Estás muy incómodo, estás sudando, que si paras… yo muchas veces es «¿Podemos hacer una pausa que me seque?». No es agradable también estar sudando. Cuando estás en tu intimidad no pasa nada, fluidos mil, pero ahí tampoco conoces tanto a la otra persona [risas]. Te resbalas y si la postura es incómoda se te va todo el rato el pie, es totalmente diferente. Es estar trabajando, focus en eso y luego, en tu intimidad, estar pensando en tu orgasmo, en disfrutar y ya está.

Gracias, Caomei

Sigue a Caomei en | Twitter | Instagram | OnlyFans | LoverFans