Para comenzar el año con buen pie (aunque ya estemos en febrero) hoy os tenemos preparada una sorpresa muy especial que venimos reservando desde el pasado Salón Erótico de Barcelona. Se trata nada menos que de Ramón Nomar, uno de los actores españoles más importantes de todos los tiempos y referente para cualquiera que pretenda dedicarse al mundo del porno. Ramón, que al principio de su carrera se dio a conocer simplemente por el nombre de pila o con el apellido Guevara, nació en Caracas (Venezuela) en enero de 1974 sin embargo se crió en La Coruña, como revela su marcado acento gallego. Niño inquieto y creativo (se construyó su primera bicicleta él mismo buscando piezas en diferentes chatarrerías), enseguida dio muestras de su aversión hacia los estudios y en cuanto tuvo edad suficiente se pasó al mundo laboral. El sueño de dedicarse al porno era algo que arrastraba desde hacía tiempo y, tras realizar el servicio militar, comenzó a trabajar en un sexshop local donde, además de llevar la gestión de la tienda, también realizaba shows de sexo en vivo. Eso le condujo a visitar el Festival Internacional de Cine Erótico de Barcelona en 1997 donde, con veintitrés años, ganó el casting organizado por el director italiano Luca Damiano y comenzó a forjarse la leyenda.

Su imponente físico y su potencial sexual hicieron que rápidamente se convirtiese en uno de los actores porno más solicitados en los mercados español y europeo pero, cuando la llegada de Internet cambió las reglas del juego y se redujeron los presupuestos así como el volumen de trabajo, Ramón se vio obligado a emigrar a los EEUU donde reside desde 2007. Ganador de diversos premios internacionales, entre los que destacan varios AVN (este año ha ingresado en el salón de la fama), algún XBIZ, un par de Ninfas y el Hot D’Or a actor revelación en 1998, Ramón Nomar ha participado en cerca de dos mil películas y ha trabajado con multitud de productoras importantes como Wicked PicturesReality Kings, New Sensations, Digital PlaygroundEvil Angel, BrazzersHard X, Kink, Porndoe Premium, Dorcel o Elegant Angel, por citar algunas.

Pese a su apabullante currículum, Ramón Nomar es una persona cercana, accesible y un filántropo declarado. Un auténtico profesional tanto delante como detrás de las cámaras. Apasionado de los deportes acuáticos, como el surf o la pesca submarina, aprovecha cualquier momento disponible para reconciliarse con su gran amor, el mar, el cual siempre tiene presente gracias a su original apellido artístico, que además resulta ser un palíndromo de su nombre. Para nosotros ha sido un privilegio y un auténtico honor compartir un rato de su tiempo en el que hemos intentado conocerle un poco mejor.

LGU: ¿A qué te dedicabas antes de entrar en el porno?

RAMÓN: Cuando tenía dieciséis años visité varias veces la oficina del director de mi instituto porque, como te he dicho, no me gustaba estudiar. Las clases me parecían demasiado aburridas y yo tenía otras inquietudes, ni tan solo pornográficas: me gustaba hacer cosas con mis manos. A esa edad decidí dejar de estudiar y mi difunto padre me dijo «yo entiendo que no quieras estudiar pero en esta casa no hay vagos, así que estudias o trabajas». Así que me puse a trabajar en un grupo del departamento de fiestas de La Coruña donde pegábamos carteles en la calle. A medida que me hice adulto seguía en ese departamento pero ya montaba palcos y hacía otras cosas, y además por las noches ponía copas como camarero. Hasta que me tocó ir al servicio militar. Como me gustaba mucho bucear y me encantan las islas Canarias, solo tenías que marcar la casilla correspondiente para ir a Marina. Dentro de la instrucción de la Marina pidieron buceadores y yo, como practico la pesca submarina desde los dieciséis, ahí que me apunté. Para desilusión de mi padre -que le encantó verme abanderado desfilando delante del rey Don Juan Carlos– al final del servicio militar, tras leer un anuncio de un periódico donde se buscaban chicos y chicas para hacer espectáculos en vivo en un sexshop, encontré la oportunidad de realizar mi sueño de convertirme en actor de cine para adultos.

Ahí trabajé un año haciendo espectáculos en vivo y durante el día llevaba la gestión del local hasta que en 1996 o 97 (no recuerdo exactamente) los dueños me invitaron al FICEB para verlo. Yo llegué con mi librito de fans, me acuerdo tener autógrafos de Jenna Jameson, de Jill Kelly… que aquellos eran nuestros ídolos. Durante el festival había un casting dirigido por el famoso director italiano Luca Damiano, que estaba buscando al nuevo Rocco Siffredi y resulta que ese fui yo, consiguiendo tener un orgasmo delante de 2.000 personas allá en el Pueblo Español. La multitud acabó vitoreando mi nombre. En el espectáculo también estaban los mejores productores europeos y cuando tú eres capaz de actuar delante de tanta gente ¿cómo no vas a ser capaz de hacer sexo delante de la cámara?. Dos semanas después estaba rodando mi primera película con Luca Damiano, «Cinderella» -con Selen, que por aquella época era una mega star en Italia- y poco después estuve en una producción de Jose Maria Ponce llamada «Showgirls en Madrid», trabajando con Nina Hartley, Shayla Laveaux… unos nombres increíbles. Que debido a mi potencial y a algunos problemas, en mi primera producción tuve que doblar a dos compañeros. Si en esa película hay cinco escenas, tres soy yo aunque no se me vea la cara (ríe). Cuando tú trabajas bien dentro del sector, el personal empieza a hablar y a partir de allí fue Francia, Inglaterra, Italia, Alemania, República Checa… Gracias a mi rendimiento trabajé con las mejores productoras internacionales en Europa antes de marcharme a Los Ángeles en 2007.

Ramon Nomar Hard X
© Hard X

Cuando marchaste a Los Ángeles, ¿te costó mucho introducirte en el mercado americano?

No, porque ya había trabajado allí. Había trabajado con productoras americanas en Europa y mi nombre ya era reconocido. De hecho mi primer premio fue como actor revelación en los Hot D’Or de Cannes y ahí estaban todos los productores americanos que distribuían en Europa. Recibir un galardón delante de ellos significa abrir puertas. Es más, al siguiente año, aún yo sin ir a EEUU, volví a Cannes y tuve el inmenso honor de darle un premio a la trayectoria de su carrera al dueño de Hustler, Larry Flynt. Yo me quedé acojonado porque acababa de salir la película «El escándalo de Larry Flynt» y no me esperaba ver a ese hombre con su silla de ruedas de oro, viniendo al escenario escoltado por su guardaespaldas. ¿Quien soy yo, que había salido de la nada, dándole una estatuilla por su carrera? Fue uno de los momentos más honorables de mi carrera. Y con esas cosas, quieras o no, te introduces de una manera muy buena dentro del sector en cualquier parte del mundo.

Con la evolución que ha habido en lo que respecta a la forma de producir y distribuir el porno, como actor ¿has tenido que adaptar de algún modo tu forma de trabajar?

Me he tenido que mudar a los EEUU porque en Europa no se creyó en la fuerza de Internet. Es más, hubo una reunión muy importante en Berlín en el año 2001 donde se reunieron unos productores para ver si formaban la primera web pornográfica pero ninguno de ellos creyeron en el proyecto. Paralelamente ese año se estaba creando BangBros y Reality Kings en EEUU y, claro, pegaron un pelotazo increíble. Entonces, cuando el mercado americano empezó en Internet, aquí se dejó de vender DVD. Además eran cosas nuevas, BangBros empezó con el BangBus, con los pechos y las culonas, y atrajo muchos clientes. Y sobretodo porque era fácil de ver, esa es la gran ventaja. Antes tenias que ir al kiosko, al sexshop o pedir por correo para que te lo enviaran a casa y la gente que no era abierta a que se conociera su afición al porno, no salían a comprarlo. Todavía tampoco nos acostumbrábamos a pagar con tarjeta de crédito y ahora la gente paga hasta el café.

Nos ha costado un poco adaptarnos a los tiempos y ese periodo han sido seis, siete u ocho años en donde yo llevaba un ritmo de trabajo muy alto y fue cortado a la mitad, con presupuestos y con todo. Lo que no podía hacer era bajar mi presupuesto a la mitad porque yo sabía trabajar de una manera. Y se lo comentaba, no solamente a mis compañeros para que mantuvieran su caché, sino a los propios productores: «Yo entiendo que quieras pagar la mitad de mi caché a otra persona, pero a la vez la calidad de tu producción va a bajar, porque esa persona puede tener relaciones sexuales delante de la cámara pero no te puede dar lo que necesitas para vender» Porque si nos hacemos profesionales es porque sabemos qué tenemos que hacer delante de la cámara para que ese material sea lo mejor posible. ¿Qué pasó? Que cuando yo me quejaba que entonces daban la mitad, ahora dan una cuarta parte. Entonces cuando una productora no mantiene unos mínimos de calidad, ni unos ciertos nombres, sus ventas bajan. A día de hoy cuantos más seguidores tengas en tus redes sociales más trabajarás porque los productores te dan el producto y tú lo tienes que promover. Es un poco más complicado porque ya no solo somos actores sino que somos promotores de nuestro trabajo. Así es como está establecida ahora mismo la industria; ayudas un poco a que tu sector se siga moviendo, para sacar más beneficio y conseguir más trabajos.

Ramon Nomar New Sensations
© New Sensations

¿Cómo llevas el hecho de ser uno de los iconos más importantes de la historia del cine porno español?

Pues ya me ves, soy una persona normal. Nunca me he sentido algo especial por ser actor porno. Ante todo soy una persona. Me gusta seguir con mis aficiones, la pesca submarina, el surf, viajar… pero a la hora de estar delante de una cámara o en el escenario me transformo en el profesional en el que me he convertido a lo largo de estos veintitrés años y ahí sí que soy la estrella. Cuando estoy fuera no. No me gusta ser una estrella en el sentido del que hablas. Hay gente más pretenciosa, hay gente a la que le gusta vivir ese rol, sin embargo a mi me gusta ser una persona normal.

¿Crees que en los tiempos que corren podría repetirse lo mismo? ¿que alguien surgido de un casting en un festival tenga una carrera tan longeva y exitosa como la tuya?

Podría ser. La diferencia es que hoy nos movemos de distinta manera publicitariamente. Antes era mucho más difícil contactar con las productoras, tenías que ir a eventos de esta índole. A día de hoy puedes hacer un casting pero desafortunadamente no tenemos la proyección internacional que teníamos antes. Las productoras internacionales han dejado de promocionar sus nuevas películas en los festivales de España, generalmente en todos los festivales a no ser que sean productoras locales. El cine de antes, el VHS antes que el DVD, daba grandes cantidades de dinero pero también se invertía mucho en la promoción, en los festivales, en traer a grandes artistas. Se juntaban muchos productores internacionales y era más fácil hacer esos contactos directamente. Hoy es completamente distinto. Tú puedes hacer unos buenos espectáculos, vas contactando con las industriales locales y de ahí a las internacionales. Y sobretodo hay que hablar inglés, porque lo que no podemos pretender es ir a Budapest, Praga o Inglaterra y no tener el idioma oficial del sector. Ya no es solamente estar preparado para el sexo sino que tenemos que tener conocimientos del idioma, ser personas abiertas, tener un poco de carisma… Necesitamos tener unas habilidades mínimas para poder hablar de estas trayectorias que hablamos y eso se consigue también con el tiempo.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiera seguir tus pasos?

Que se lo tome con calma, lo primero es eso. Que mueva sus redes sociales mucho. Que busque trabajos, que estudie inglés, que sea paciente, que no escuche negatividad porque hay mucha competencia y normalmente nos preocupamos más de lo que dice la gente que de lo que pensamos nosotros mismos. Si tú quieres entrar en este negocio, prepárate. No voy a aconsejarte que con veinte años empieces a tomar pastillas si tienes problemas de erección, te voy a decir que entrenes masturbándote, como hacia yo a esa edad. Porque es normal que no dures 30-40 minutos si tú no mantienes erecciones al día durante ese tiempo. El pene no es un músculo pero en parte funciona como tal, porque necesitas tener un riego sanguíneo durante una cantidad de tiempo. Yo, cuando entré en el sector, me fijaba que las escenas duraban entre 25-40 minutos dependiendo de la productora, entonces me dediqué a masturbarme y a tener relaciones sexuales cronometrándome durante ese tiempo, y así llegué a saber si valía o no. El cuerpo humano es un sistema de hábitos, si tú te masturbas siempre a la misma hora del día y dejas de hacerlo, curiosamente tendrás erecciones a esas horas. Cuando trabajaba en la Sala Bagdad de Barcelona, uno de mis lugares favoritos de sexo, tenía pases siempre a la 1:30 y a las 3:30 de la madrugada. Cuando dejé de trabajar allí, tenía erecciones a 1:30 y a las 3:30 de la madrugada. También hacer cardio porque eso ayuda a que tu circulación sea más eficiente en las erecciones. Y marcarse metas «OK, este año quiero trabajar local… el que viene voy a intentar trabajar a nivel internacional europeo… igual el siguiente o el otro voy a probar EEUU», entonces ya has tenido dos o tres años para estudiar y practicar el inglés y, antes de que llegues a los EEUU, posiblemente ya habrán visto tus trabajos porque la mayor parte de lo que se produce aquí va a EEUU, que es el gran mercado global de nuestro negocio.

Ramon Nomar Nuru Massage
© Nuru Massage

¿Cuál es el mejor momento que has vivido en un rodaje y cuál el peor?

He vivido muchísimos buenos. Te mencionaba antes la escena con Selen, eso fue un sueño para mí. Yo era un chaval que acababa de entrar y de repente estoy con una pornstar. Me hace recordar un poco lo que está experimentando ahora Jordi El Niño Polla, gran amigo mío, porque él está dentro del sector hace poco y de repente está con las mejores pornstars. Recuerdas con cariño esos momentos y después dependiendo de con quien hayas podido trabajar… AJ ApplegateKissa Sins, por ejemplo, me encanta trabajar con ellas. Cuando tienes una actriz que se entrega por completo, como hago yo, hay una magia especial en la escena que es lo que hace que se venda más. Y también, por supuesto, te acuerdas de las peores… Hay una web que se llama Big Naturals cuyo fetiche son los pechos grandes y los pechos grandes suelen venir con cuerpos grandes. Esta muchacha era bastante gordita, que yo no tengo problemas con ellas, pero fue entrar y ver el vestuario, un bañador rosa fucsia con volantes y lunares verdes fluorescentes, la chica no solamente tenía su carácter sino que tampoco le gustaba trabajar demasiado, antes de la escena se había comido una pizza grande ella sola por lo que, por supuesto, tampoco podía hacer demasiado cardio en la escena… Y ahí me ves tú empujando por aquí, empujando por allá, volviéndome loco, con el peso de aquí… y la otra quejándose de que si tal y pascual… Llega un momento en el que dices «déjalo ir, haz tu trabajo, vamos a sacar el producto y fuera» Y lo recuerdo, mira, con una sonrisa en la cara porque hay veces hacemos unos trabajos que no sabes cómo los haces (ríe).

¿Tienes marcada alguna fecha para retirarte como actor?

En principio no. Más ahora mismo con la tendencia que hay en el que los padrastros tienen hijas con las madrastras o con el tío o lo que sea. Yo entro en un perfil para ese tipo de escenas pero es que en mi sector hay muchos perfiles y, como me mantengo bien porque tengo cuarenta y cuatro años pero la gente me dice no lo parece… Pero cuando tengo que trabajar con una muchacha nueva que recién ha cumplido los dieciocho, no es que me dé cosa, pero ya empieza a darme porque realmente podría ser mi hija. Después son grandes profesionales y no hay ningún problema pero creo ese momento está llegando. No sé cuando, no sé cómo estaré a los cincuenta, ni si querré estar en el negocio con cincuenta y cinco porque la mentalidad te va cambiando, pero no me veo como un Ron Jeremy que a día de hoy sigue haciendo algo. Me gustaría llegar a un momento en el que diga «hasta aquí». Porque he vivido, joder, he vivido suficiente como para retirarme pero déjame vivir un poquito más. Es muy dulce esto (ríe)

Ramon Nomar Evil Angel
© Evil Angel

¿Qué opinas sobre el auge del movimiento feminista y la influencia que está teniendo sobre el porno?

Estamos viviendo una revolución feminista, que no está mal. Yo me considero feminista en el sentido de que, cuando veo algún tipo de abuso, lo denuncio. Pero es que hay abusos tanto para mujeres como para hombres. El único problema que veo en la lucha actual es que las feministas están generalizando con que todos los hombres somos así y no es verdad. Hay hombres que hemos sufrido violencia de género, yo he sido uno de ellos y no me cuesta contártelo. Yo he tenido que llamar a la policía y cuando llegaron a casa, mi pareja les dijo que la había intentado violar (yo con arañazos por todo mi cuerpo). El policía la miró a ella, luego me miró a mi y dijo «No se qué ha pasado aquí pero os voy a decir lo que pasará si uno de vosotros no sale de casa ahora mismo y se da una vuelta: os llevo presos a los dos y tenéis que pagar una multa de 5.000 dolares para salir de la cárcel». En ese momento me levanté y le pregunté «¿Me puedo marchar?». Me marché y cuando el policía se iba de la casa pasó a mi lado, bajó la ventanilla y me dijo «Sal de esa relación lo antes posible». Después de eso llegas a un punto en que dices «ya no más». ¿Por qué tengo que estar sufriendo con esta persona si ya no me quiere, más fundamentalmente no me respeta?. El problema es que las mujeres no se quieren apoyar en nosotros y decir «Vamos a hacer esto en conjunto», porque necesitamos hacer esto juntos. Pero mientras lo llamemos violencia machista estamos incluyendo a todos los hombres, cuando hablamos de violencia de género ya es violencia de hombres contra mujeres y de mujeres contra hombres. Que te doy la razón de que sucede en menos casos porque tampoco se denuncian y no sabemos realmente el número, pero yo soy uno de ellos que abiertamente te lo dice. Parte de esa experiencia me ha hecho la persona que soy a día de hoy. La terminología es lo que nos está separando, contra más expresemos la violencia machista más hombres se van a sentir resentidos y en vez de ayudar van a pasar.

El anuncio que han hecho en el SEB este año no me gustó nada porque dice que el porno te ha enseñado a masturbarte con el Canal+ codificado, que el porno te enseña a hacer violaciones en grupo, llamándonos ‘manadas’ a todos… Y si hacemos ese tipo de trabajo es porque tenemos ciertos clientes a los que les gusta esas escenas. ¡Ojo!, las personas que hacen esas escenas les gusta ese tipo de trabajo. Y hay consentimiento, hay vídeos que se graban antes de las escenas donde se dice si estás de acuerdo o no. Silvia Rubí me decía «es que el porno tiene que cambiar». No, el porno es así. Si tú quieres cambiar algo del porno, produce lo que quieres cambiar, como ha hecho Erika Lust. Pero nuestro porno no puede cambiar porque gracias a él nosotros estamos aquí. Me sentó muy mal que se enfocase de esta manera porque ¿hemos aprendido solo lo malo del porno? ¿De verdad que no hemos aprendido nada bueno?. Y me preocupa más cuando dicen «ahora me toca a mí». ¿Qué es lo que te toca a ti?, ¿hacer violaciones en grupo?, ¿pegar?. Silvia Rubí pega en los vídeos de BDSM que hace, da patadas en la cabeza. ¿Eso no es porno? Ah no, eso es BDSM. Eso es porno. Me quedo alucinado y tuve una discusión con ella porque el peligro de esto es el mensaje que están mandando.

Yo, que soy una persona que ha luchado lo que no puedes imaginarte para que la sociedad tenga una mentalidad abierta hacia el porno, viene este grupo de mujeres porque unos descerebrados en Pamplona han abusado de una chica haciendo vídeos durante la felación y el sexo. Sí, son unos cabrones por haber hecho esos vídeos pero ¿llegaríamos a estas conversaciones si no la hubiesen grabado? Que casos hay y yo soy el primero que pediría cadena perpetua para esas personas porque así damos ejemplo, lo que no se puede hacer es machacarnos a todos e intentar cambiar una industria que está dando trabajo. Es un tema muy delicado. ¿Sabes qué pasa? que cuando hay alguien con un punto de vista como el mío no se les invita a esos debates porque no interesa, no es lo que están buscando las feministas a día de hoy. No buscan que haya una relación entre hombres y mujeres para que juntos acabemos con la violencia de género. Después tenemos otro problema mayor y es que hay muchas mujeres que demandan solo para dar por culo…

Son muchos factores que emborronan todo esto y desgraciadamente a día de hoy aún fallecen mujeres debido a este tipo de violencia y eso es lo que no podemos permitir. ¿En qué sociedad estamos viviendo? ¿Realmente estamos en 2018 o en los 60-70? Si ahora sabemos los números que mueren… ¿morían más antes? Simplemente tengo curiosidad. ¿Cuál ha sido la transformación? ¿El porno? ¿¿Me está echando la culpa que la gente se está educando mal con el porno??. Yo soy el primero que se mete en medio si ve una pareja discutiendo y la cosa se desfasa. No me gustan las injusticias. Lo peor de todo es que este es un problema que tiene solución y no la encontramos porque nos estamos apuntando unos a las feminazis y otros a los machistas. A mí me rompe el corazón porque ante todo soy un ser humano que le gusta la Humanidad.

Muchas gracias, Ramón

Ramon Nomar Spanish Str8 Male
© Spanish Str8 Male
Sigue a Ramón Nomar en | Twitter | Instagram | Facebook
Imagen de cabecera | @MALEStr8