Brad Armstrong ficha como director en exclusiva con VMG

Aún a riesgo de parecer monotemáticos volvemos a hablar de Vixen Media Group(VMG) pero es que la actualidad manda y la propietaria de sellos como Blacked, Deeper o Tushy ha anunciado un acuerdo millonario con el director Brad Armstrong. El contrato en exclusiva, que tendrá una duración de seis meses, pone al galardonado realizador frente a un mínimo de tres escenas de gran presupuesto, comenzando con «Love Triangle» -protagonizada por Avery Christy, Naomi Swann y Mick Blue– que se publicará el próximo viernes en Vixen.com.

«Armstrong es un jugador legendario en la industria del cine para adultos, con más de 30 años de experiencia como actor y 26 como director, en particular por sus muchas contribuciones premiadas en nombre de Wicked Pictures» dijo su representante. «Su nuevo contrato con VMG marca una continuación profunda de su legado como cineasta inspirador para una nueva generación».

Por su parte Brad Armstrong ha reconocido que esta oportunidad le ha resultado un giro inesperado en su carrera. «Estaba bastante seguro de que mi carrera como director había terminado. Atrás quedaron los días de las funciones de gran presupuesto. Iba camino de retirarme en una playa apartada en las Bahamas y justo cuando estaba empacando mi última maleta, Steve y Mike de VMG se acercaron». «Tuve una relación increíble con Steve Orenstein en Wicked Pictures que duró más de 25 años» continúa Armstrong«Esos recuerdos siempre serán los más cercanos y queridos para mí pero, mirando hacia adelante, estoy emocionado de ver lo que puede traer este nuevo capítulo con VMG y no puedo esperar para comenzar con algunos nuevos e increíbles proyectos para 2021».

Nacido en septiembre de 1965 en Toronto, Brad Armstrong comenzó su travesía en la industria del entretenimiento para adultos como stripper tras acabar sus estudios. En 1990 se estrenó como actor en la película «Bimbo Bowlers From Boston» tras ser invitado al rodaje por su protagonista, la actriz Erica Boyer. Sin embargo su gran reto siempre fue la dirección algo que, tras mucho esfuerzo y dificultades, consiguió con «Checkmate» (1995), rodada junto a su novia de entonces Dyanna Lauren. El posterior acuerdo en exclusiva de la actriz con Vivid le sirvió a él como oportunidad para venderles la película y esto no pasó inadvertido para la emergente Wicked, que le encargó proyectos como «Sex Secrets Of A Mistress»(1996) o «Cover To Cover»(1996). Sin ninguna atadura, el director canadiense fue alternando trabajos con las dos compañías hasta que ambas le ofrecieron contrato en exclusiva, siendo Wicked la escogida por temor a la competencia que podía suponer Paul Thomas (director de Vivid). En esta etapa Brad Armstrong se convierte en un experto en producciones de alto presupuesto y tramas elaboradas. Entre esas primeras películas destacan «Conquest»(1996), «Flashpoint»(1999) y «Dream Quest» (2000) junto a Jenna Jameson, con quien estuvo casado entre 1996 y 2001. A partir del año 2000 su talento comienza a ser reconocido de forma recurrente por la crítica y premios, acumulando varios galardones AVN y XRCO a mejor director y guionista. Paralelamente Armstrong ha participado en más de 200 películas, siendo habitual verle protagonizar sus propias cintas. En la actualidad lleva casado con la actriz Jessica Drake desde 2006.