Brad Armstrong se despide del porno

El veterano director, productor y actor Brad Armstrong ha anunciado que deja el porno para emprender un nuevo capítulo en su vida. El célebre icono de la industria adulta, vinculado principalmente a la productora Wicked Pictures, fue noticia a principios de este año por su asociación temporal con Vixen Media Group, sin embargo parece ser que el cansancio por una carrera profesional de más de tres décadas junto con la situación con el COVID ha hecho que finalmente sucumbiese a la decisión que llevaba tiempo posponiendo. Lo ha comunicado mediante un escrito en exclusiva al medio XBIZ, que a continuación ofrecemos traducido al español:

«Llega un momento para que cada persona en el negocio adulto decida cuándo/si es el momento de decir adiós. A veces es por razones médicas, a veces por razones de relación y, a veces, es solo que el teléfono deja de sonar, pero para mí era simplemente que lo había hecho durante demasiado tiempo y era hora de comenzar un nuevo capítulo en mi vida. Había estado pensando en dejar el negocio durante algunos años, pero 2020 iba a ser el año. Soy un gran ‘chico de números’ y era 2020 -yo cumplía 55- había estado viviendo en mi casa 20 años -pasé 27,5 años viviendo en Canadá y 27,5 años viviendo en California. Había estado bajo contrato con Wicked Pictures durante 25 años y había estado en el negocio de la pornografía durante 30- los números simplemente cuadraban.

Pero luego llegó el COVID y la proverbial mierda golpeó el ventilador. Muy pronto en la pandemia, me di cuenta de que la pornografía nunca volvería a ser la misma y que hacer las grandes películas por las que se me conocía sería casi imposible. Los servicios premium para aficionados como OnlyFans también habían ganado una prominencia crucial, y no podía ver ninguna ventaja en estar por más tiempo.

© Getty Images

Entonces, en abril de 2020, tuve una conversación que nunca pensé que tendría: llamé a Steve Orenstein, el propietario de Wicked Pictures, y le dije que había terminado. Siempre pensé que estaría con Wicked Pictures hasta que fuese viejo y canoso y las ruedas de mi andador se gastaran hasta la médula, pero los tiempos habían cambiado. Steve lo entendió y recordamos la carrera increíble que habíamos tenido y algunas de las películas increíbles que habíamos hecho. Tuve una carrera increíble con Wicked Pictures y trabajar para la misma compañía durante más de 25 años en el negocio adulto es casi inaudito. Agradezco a Steve Orenstein por brindarme un lugar tan increíble al que llamar hogar todos estos años.

Pero luego la realidad se instaló y la pandemia siguió y siguió. Realmente no tenía un plan de juego y no estaba muy seguro de lo que iba a hacer. Después, por un giro del destino, la gente de Vixen Media Group escuchó que [podría] estar disponible. Así que tuvimos una reunión y me hicieron una oferta. Firmamos un contrato de tres meses para ‘probar el agua’ y ver si nos gustábamos. Salió bastante bien y me ofrecieron otro contrato de seis meses. Pero justo cuando estaba a punto de comenzar el nuevo trato, me di cuenta de que acababa de terminar. Realmente era hora de seguir adelante. Podría haberlo ocultado y simplemente superar el contrato y haber tomado el dinero, pero Steve y Mike en Vixen son grandes tipos y se merecían algo mejor. Les agradecí la oportunidad y les dije adiós.

Ahora es realmente el momento de dejarlo. Puse mi casa a la venta y debido a lo caliente que está el mercado en este momento, se vendió en menos de una semana. Actualmente estoy buscando mi nuevo hogar en las Bahamas. Es hora de retirarse en los trópicos y disfrutar de las playas, los barcos y, por supuesto, las tetas.

Quería extender un gran ‘gracias’ a todos los hombres y mujeres verdaderamente increíbles, elenco y equipo, que me han honrado con su presencia en mis sets. Los aprecio a todos y les agradezco por ayudar a hacer de estos últimos 30 años algo que siempre apreciaré. Atentamente, Brad Armstrong»

El director agregó que antes de su retiro realizará una venta especial del material que ha ido acumulando durante su carrera. «Tengo 25 años de utilería y vestuario que coleccioné mientras hacía unas 200 películas. Papeleras y papeleras de utilería, armario tras armario lleno de disfraces. ¿Qué diablos voy a hacer con todas estas cosas? Así que aquí está un agradecimiento a los artistas, tanto hombres como mujeres, y a los directores o productores que necesiten guardarropa o disfraces: dadme un toque». Los interesados en recibir información adicional sobre esta gran oportunidad pueden ponerse en contacto a través del mail mytruparadise@yahoo.com.