Caso Nikki Benz: Tony T y Ramon Nomar responden

Seguramente aún tendréis fresco en la memoria el incidente acontecido a finales de diciembre, en el que la actriz porno Nikki Benz denunció en su cuenta de Twitter haber sido agredida y violada durante el rodaje de una escena para el websiteBrazzers (más información en este enlace). Pues bien, según informan diferentes medios, el director Tony T y el actor Ramón Nomar han presentado una demanda contra la célebre actriz canadiense por el daño que esas supuestas difamaciones han hecho en su reputación. Pero la cosa no queda ahí dado que la demanda también afecta al conglomerado MindGeek junto a su división Brazzers, acusándoles de calumnias, inflicción de sufrimiento emocional e interferencia con ventaja económica.

La abogada Karen Tynan, representante de Tony T y Ramón Nomar, permitió el visionado de las imágenes sin editar a un grupo selecto de miembros de la industria el pasado miércoles noche, con intención de arrojar transparencia al asunto. La polémica escena, a la que los documentos judiciales se refieren como «Cincuenta Sombras de Brazzers«, contiene sexo anal y elementos BDSM, con Ramón Nomar y Nikki Benz vistiendo máscaras. Un detalle particularmente interesante es que la escena finaliza con los dos actores respondiendo a un cuestionario en el que deben declarar si están allí por propia voluntad, si se han divertido y si lo harían de nuevo. En respuesta a la tercera pregunta Benz inicialmente contesta «no», después la grabación se corta y se repite la misma serie de preguntas, respondiendo esta vez «si» a todo.

El gerente de producción encargado de mostrar las imágenes en un portátil (que admitió no estar presente durante el rodaje) comentó que el objetivo de la escena era llevar a Nikki Benz al límite, que días antes se habían comentado todos los detalles y que se había consensuado que ella podría detener la escena en cualquier momento y por cualquier causa que la hiciese sentirse incómoda.

Por otra parte la demanda menciona que tras la escena, Benz le comentó a una maquilladora que estaba deseando poner fin a su relación contractual con MindGeek y Brazzers.

El día después del rodaje Nikki Benz publicó diversos comentarios en medios sociales alegando el asalto e implicando a Ramón Nomar (al cual se refirió como el «talento masculino») y a Tony T (por su nombre) como perpetradores. Dos días después Brazzers publicó un comunicado admitiendo que algunas de las supuestas conductas podrían haber ocurrido y que tomarían medidas inmediatas contra el productor en cuestión. La demanda alega que tanto MindGeek como Brazzers «ratificaron, adoptaron y repitieron estas declaraciones sin ninguna investigación o visualización de las imágenes del vídeo en imprudente desprecio por los derechos y la reputación de Tony T y Nomar«.

Tras los últimos acontecimientos no hay ninguna declaración por parte de MindGeek ni Nikki Benz aunque, coincidiendo con la fecha de la demanda, esta última publicó en Twitter: «Recordad que la verdad se revelará por sí misma. Como veterana de 13 años en esta maravillosa industria estoy agradecida de tener una excelente reputación«

nikki-benz_tweet