El calvario de Bree Olson

En estos días múltiples medios convencionales (esos que solo se acuerdan del porno para regocijarse con sus miserias) se están haciendo eco de un vídeo protagonizado por la ex actriz estadounidense Bree Olson donde atestigua la dramática situación que vive desde que abandonó la industria del cine para adultos. En el mencionado vídeo, publicado en el canal de Youtube de Real Woman Real Stories (un proyecto que pretende dar visibilidad sobre el sufrimiento silencioso de diversas mujeres), Olson habla acerca de las dificultades con las que convive a diario y la discriminación a la que se ve sometida por la sociedad debido a su pasado pornográfico. Su mensaje, dirigido a mujeres que estén pensando seguir sus pasos, es claro y contundente: ‘No lo hagáis‘.

Esta no sería la primera ocasión en la que Bree Olson denuncia la hipocresía de la sociedad y desaconseja a los jóvenes ingresar en la industria del porno. En junio de 2015 publicó una carta abierta desde su cuenta de Twitter que rápidamente se viralizó por las redes sociales:

A todas las mujeres jóvenes que estén pensando en hacer porno;

No encontré a Jesús. No odio el porno. No tuve ninguna mala experiencia, pero creedme cuando os digo que no lo hagáis. Cuando haces porno automáticamente te conviertes en una parte segregada de la sociedad que es sometida a prejuicios sin el apoyo de activistas por los derechos humanos.

El porno no es malo; la manera en que la gente te tratará por el resto de tu vida sí lo es. No todos, hay excepciones, pero si tu meta es ir a pasear con un montón de mujeres hipsters heterosexuales por Silver Lake, eso es algo nunca ocurrirá si haces porno. Además, es sencillo arruinar a tus hijos. ¿Realmente quieres que pasen toda su infancia siendo molestados por niños en la escuela, o padres que no permiten que sus hijos vayan a jugar con el tuyo a tu casa porque una vez hiciste porno y piensan que tienes una especie de circo porno en tu hogar?

La gente es muy extraña, hasta yo soy culpable de pensar que algo debe de estar mal en una mujer si hizo porno. En cuanto a los chicos, no os preocupéis, os chocarán los cinco y todos pensarán que tenéis un pene enorme y mucho aguante’.

Lejos de entrar en valoraciones sobre si la situación de Bree Olson está causada exclusivamente por su pasado en el porno y obviando que la publicación de este vídeo pueda esconder alguna otra intención adicional aprovechándose del sensacionalismo, es cierto que el doble rasero de la sociedad es una problemática real que debe ser tomada muy en cuenta por cualquiera que se esté planteando ser actor porno. Pero no nos confundamos: es la sociedad quien debería recapacitar y darse cuenta de que con esa hipocresía lo único que consiguen es tirarse piedras sobre su propio tejado. Son ellos mismos quienes consumen y hacen que la industria del porno sea rentable por lo que no tiene ningún sentido que después ataquen y humillen a quienes lo hacen posible.

Sirva el testimonio de Bree Olson, no como una advertencia de lo que no se debe hacer, sino como una invitación para reflexionar y evolucionar hacia una sociedad más sana y sexualmente honesta.

Twitter | @BreeOlson