Kendra Sunderland deja el porno

Hace algunos días que Kendra Sunderland, la jovencita que se hizo mundialmente conocida por emitir un show erótico desde la Universidad Estatal de Oregón (y por el cual tuvo que afrontar cargos por un delito de obscenidad), anunció que dejaba el porno. Lo suyo ha sido la crónica de una muerte anunciada ya que, según su mensaje de despedida, desde el principio tuvo intención de retirarse pronto para dedicarse a completar sus estudios universitarios. Una decisión muy respetable pero no por ello menos decepcionante para su legión de seguidores.

La carrera de Kendra Sunderland en el porno ha sido corta pero intensa; corta porque apenas ha superado los dos años de duración (desde finales del 2015 hasta principios del 2018) e intensa porque, aparte de los buenos momentos que deja registrados para la posteridad, también ha atesorado una considerable colección de detractores dentro del mundillo (o si no que se lo digan a Keisha Grey que en su día se refirió a ella como ‘el palo de escoba con tetas‘).

Por otra parte se da la circunstancia de que en todo este tiempo solo ha trabajado para un mismo productor, el ‘Midas’ francés Greg Lansky, sembrando la sospecha razonable de que todo esto no ha sido otra cosa que una elaborada maniobra de marketing (de hecho fue la encargada de presentar el sello Vixen.com en 2016 y en 2017 fue nombrada Vixen Angel, que no deja de ser una especie de distinción con objeto de darle más bombo al asunto).

Sea como fuere Kendra Sunderland ha prometido que seguirá emitiendo a través de la webcam y en su canal privado de Snapchat, además de anunciar que queda pendiente la publicación de una última escena que muchos especulan podría tratarse de su esperado primer anal.

Habrá que estar atentos a Tushy.com.