Novedades en el caso de las Jane Does contra Derek Hay

Hace dos años nos hacíamos eco sobre la noticia de que un grupo de actrices, cuya identidad permanecía oculta bajo el nombre de Jane Does, habían denunciado formalmente a Derek Hay -responsable de la agencia de talentos LA Direct Models– por presunto tráfico sexual y abuso de autoridad. Recientemente Patricia Salazar, abogada del Comisionado Laboral de California, ha emitido su decisión ordenando una contabilidad completa de todas las comisiones recibidas por los performers durante el periodo comprendido entre junio de 2017 y junio de 2018, además de hacer responsable a Derek Hay del pago de las costas del juicio que asciende a alrededor de 108.000 dólares.

Allan B. Gelbard, representante legal de las actrices, ha mostrado su satisfacción con la decisión del comisionado. «Estoy increíblemente orgulloso de las cinco mujeres que se enfrentaron a Derek Hay. Este tipo de actividad no puede ser respaldada en ninguna industria, especialmente en una en la que el consentimiento sexual es tan importante como lo es aquí. Estas mujeres se pusieron de pie y dijeron que estaban enfermas y cansadas y que no iban a soportarlo más, y hoy, la Comisión Laboral ha estado de acuerdo con ellas. Estoy increíblemente orgulloso».

La decisión del comisionado también detalla la identidad y los cargos de las actrices que han ganado sus casos: Charlotte Cross, Hadley Viscara, Sofi Ryan, Andi Rye y Shay Evans.

En respuesta al fallo, Derek Hay emitió una declaración quejándose del juicio mediático al que se le ha sometido y avanzó sus intenciones de apelar ante la Corte Suprema. «Contrariamente a las afirmaciones de los abogados de las mujeres Jane Doe de ‘que él nunca intenta juzgar un caso en los medios’ es eso exactamente lo que ha hecho en todo momento, al igual que sus clientes en una gran cantidad de publicaciones en redes sociales y declaraciones a muchos y variados medios de la industria para adultos. Esto fue evidente desde el principio, cuando AVN fue informada sobre la existencia de la demanda unos 17 días antes de que nos fuese entregada, incluso antes de que nosotros mismos pudiésemos leerla. Sin embargo este caso no será juzgado en los medios sino que finalmente será escuchado y juzgado adecuadamente en la Corte Suprema. La audiencia ante el Comisionado de Trabajo no tuvo ningún descubrimiento previo al juicio y por lo tanto no fue posible organizar una defensa significativa, al no tener ni idea de las evidencias que se presentarían para respaldar los cargos, y no menos importante de los cuales, gran parte de las evidencias presentadas fue el testimonio independiente de las Jane Does, sin el respaldo de ninguna documentación relevante u otra prueba, y que gran parte de la cual se clasificaría como rumor en cualquier otra sala del tribunal. Si bien siempre sentimos que sería muy difícil obtener un juicio justo y un resultado favorable en la audiencia administrativa, estamos muy decepcionados con este hallazgo ya que no creemos que los cargos encontrados en nuestra contra hayan sido suficientemente probados, mientras que tres de ellos fueron desestimados. Dicho esto, al mismo tiempo, siempre supimos que el ‘juicio de novo’ es la vía a través de la cual tendremos la oportunidad de examinar la evidencia en detalle antes del juicio y con el beneficio de la provisión de documentos que incluyen registros telefónicos y financieros anteriores y para los cuales tendremos la oportunidad de tener deposiciones previo al juicio de los demandantes (bajo juramento). Ese es el proceso por el que este caso finalmente se determinará. Estamos muy seguros de que la decisión del ‘juicio de novo’ será contraria a la del Comisionado de Trabajo y que el nombre de Direct Models y el mío propio serán eliminados de tales cargos en el resultado final de este juicio»

Por su parte, la Free Speech Coalition ha emitido un comunicado aplaudiendo la decisión de la Comisión Laboral. «Hay ha operado durante mucho tiempo fuera de los límites de la industria y la FSC se ha pronunciado sobre las violaciones en repetidas ocasiones. El comportamiento detallado es inmoral, ilegal e inaceptable. Hay no era miembro de la Free Speech Coalition y durante años se ha negado a cumplir con los protocolos de prueba de la industria. La Comisión dictaminó que Hay había tomado honorarios ilegalmente de los que representaba, que ignoró sus listas de ‘no’, los colocó en entornos de trabajo inseguros, tergiversó la legalidad de sus contratos, entabló relaciones sexuales inapropiadas con sus artistas y no trabajó en el mejor interés de sus representados. Nada de esto es aceptable, ya sea bajo la ley de California o la producción ética en la industria adulta». «Ningún artista o performer debería tener que experimentar el abuso, asalto, coerción, robo de salarios o fraude detallado por estas artistas, ya sea a manos de un agente, gerente o productor. El trabajo sexual es un trabajo real y los trabajadores sexuales merecen la misma profesionalidad que cualquier otro trabajador».

Recordamos que, además de por este caso, Derek Hay se enfrenta a la revocación de su licencia como agencia y a cargos criminales por la acusación de dos delitos de proxenetismo en el estado de California.