OnlyFans le cierra el grifo al porno

Hace días que se viene rumoreando pero parece que ya es oficial: OnlyFans planea reducir su contenido sexual para conseguir nuevos inversores y así convertirse en una empresa valorada en 1 billón de dólares. La célebre plataforma de seguimiento del fenómeno fan, que durante el año pasado experimentó un crecimiento de 100 millones de abonados y obtuvo beneficios por más de 2.400 millones de dólares, quiere lavar su cara para convertirse en un espacio más blanco y amigable donde famosos y deportistas puedan conectar de forma directa con sus seguidores. El problema es que muchas de estas celebridades tienen patrocinadores y marcas asociadas a su imagen, los cuales no verían con buenos ojos una posible vinculación con la que a fecha de hoy es la web de suscripción líder en contenido para adultos.

OnlyFans, un servicio por suscripción mensual que comenzó en Inglaterra hace cuatro años, permite monetizar los contenidos que se suben en los perfiles a través del cobro de membresías de diferentes cantidades, de las cuales el portal se queda alrededor del 20% de comisión. El precio mínimo por suscripción es de 5 dólares aunque cada creador de contenido puede establecer sus propias cuotas hasta un máximo de 50 dólares, propinas no incluidas. Este servicio contempla también la posibilidad de contactar por mensajería directa con la persona a la que estemos suscritos, lo cual genera una sensación de cercanía y exclusividad muy especial.

Aunque la plataforma está diseñada para creadores de todo tipo, las estadísticas dicen que al menos un 50% de los perfiles de OnlyFans ofrecen contenido de índole sexual. Su popularidad es tal que se ha convertido en uno de los servicios más buscados en Google y ha ayudado a establecer nuevas figuras eróticas y en la industria del porno, uno de los sectores más perjudicados por la pandemia, que encontró aquí su salvavidas tras la paralización de los rodajes a principios de 2020.

¿Tendrán éxito en esta empresa? Nosotros lo tenemos claro: la avaricia rompió el saco. No sería de extrañar que, al igual que pasó con Tumblr, en los próximos días haya estampida general de usuarios hacia otras plataformas más tolerantes. Sin embargo no deja de ser reprochable como una vez más el sexo es utilizado como moneda de cambio y desechado cuando la doble moral y el estigma lo convierten en una molestia.