Reino Unido impone la verificación de edad en el porno online

BBFC AV

Es oficial. Tras varios años intentando restringir el acceso a la pornografía en Internet, Reino Unido se convierte en el primer país del mundo en exigir la verificación de edad en los sitios web para adultos. La ley, cuya ejecución se estableció inicialmente para abril de 2018 pero se ha retrasado en varias ocasiones, finalmente entrará en vigor el próximo 15 de julio. A partir de entonces los proveedores comerciales de pornografía online que no implementen tecnologías sólidas de verificación de edad en sus páginas web se enfrentarán a la retirada o bloqueo de los servicios de pago para los usuarios del Reino Unido.

En la actualidad son muchas las páginas web que piden a los usuarios que certifiquen su mayoría de edad pulsando un botón, sin embargo esa comprobación no es fiable dado que realmente no se realiza una verificación de edad. Los nuevos sistemas requerirán que los usuarios faciliten una dirección de correo electrónico y después verifiquen su edad utilizando una variedad de opciones como SMS, tarjeta de crédito, pasaporte o carnet de conducir. Ante las posibles preocupaciones sobre la privacidad, las soluciones de verificación de edad que ofrezcan las condiciones adecuadas en cuanto a protección de datos serán certificadas tras una evaluación independiente y llevarán el símbolo verde «AV» de la BBFC, la organización británica responsable de la clasificación de las películas y videojuegos. Los detalles también se publicarán en la web ageverificationregulator.com para que los consumidores dispongan de toda la información y puedan decidir entre los diferentes proveedores disponibles (AgeID, AgeChecked, AgePass, Yoti, etc).

El contenido para adultos actualmente es demasiado accesible para los niños en Internet. La introducción de la verificación de edad obligatoria es primordial en el mundo, y nos hemos tomado el tiempo de equilibrar las preocupaciones de privacidad con la necesidad de proteger a los niños de contenido inapropiado» dijo Margot James, ministra del Departamento de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte del Gobierno británico. «Queremos que el Reino Unido sea el lugar más seguro del mundo para estar online, y estas nuevas leyes nos ayudarán a lograrlo«.

A pesar de lo bienintencionado de la propuesta y que, según fuentes gubernamentales, cuentan con el apoyo de un 88% de los padres del Reino Unido con hijos entre los 7 y los 17 años, son muchas las voces que piensan que esta iniciativa no funcionará. Entre sus principales argumentos se encuentra la cantidad de sitios porno existentes -literalmente millones- y la imposibilidad de controlarlos a todos, o lo fácil que es eludir este tipo de restricciones con la utilización de una VPN, que puede simular que tu conexión se origina desde otro país. Aún así se prevé que el bloqueo atrapará a una gran mayoría de la población y se teme que esto pueda repercutir en consecuencias no deseadas, como empujar a los niños a buscar en los rincones más sórdidos de Internet donde pueden exponerse a virus informáticos o incluso materiales ilegales o mucho más extremos de lo que pudiesen esperar.