Stoya publica su primer libro ‘Filosofía, porno y gatitos’

Stoya

La actriz neoyorkina de ascendencia serbia es una rara avis dentro de la industria del porno. Perteneciente a la corriente más alternativa por sus rasgos físicos (poco pecho, piel blanca…) ha acabado acaparando el sector mainstream con contratos de exclusividad o logrando que la réplica de su vagina, las conocidas como «vaginas en lata» de Fleshlight®, sea la más vendida a nivel mundial. Pero no todo ha sido un camino de rosas en la vida de Stoya que en 2015 denunció públicamente sufrir una violación y violencia machista por parte de su, por aquel entonces, pareja además de compañero de trabajo, el actor de cine porno James Deen.

La actriz, directora, productora y empresaria de 33 años ha marcado también la diferencia en el sector al haber escrito artículos publicados en medios americanos tan notables como The New York Times, The Guardian, Vice o Playboy, siempre con un cariz crítico y cuestionando su posición en un negocio difícil de defender desde el feminismo, pero demostrando a su vez cómo de hipócrita puede ser la sociedad con una de las industrias que más dinero mueve en todas partes.

Filosofía, porno y gatitos es el primer libro de Stoya

Y ciertamente de eso trata Filosofía, porno y gatitos (Philosophy, Pussycats, & Porn), el primer libro de Stoya recién publicado en una apuesta arriesgada por la pequeña editorial española Orciny Press, de mostrar su experiencia y lanzar reflexiones tanto para dentro como fuera sobre el porno. El libro recoge algunos de estos textos publicados en medios pero también otros publicados en su web personal. Con títulos como «¿Puede existir un porno bueno?», «Sexo socialista y el fuego infernal» o «¿Estás ahí, Dios? Soy yo, Stoya».

Stoya es un «libro abierto», no duda en mostrarse frágil ante descerebrados que acosan a las actrices a partir de una truculenta experiencia personal, de la misma manera que también se muestra cínica y fuerte ante políticos y periodistas que quieren perpetuar la imagen de que las chicas y mujeres implicadas en el porno son incultas e indefensas, están bajo presión social o peor incluso, inducidas bajo los efectos de la droga.

Además, Filosofía, porno y gatitos nos presenta perfiles desconocidos de Stoya quien ha participado en obras de teatro y recientemente actuó en «A.I. Rising» (Lazar Bodroza, 2018) una película de ciencia ficción, género de la que se ha declarado fan en más de una ocasión.

Lectura recomendable ya que no siempre tendremos la oportunidad de leer las palabras de una actriz porno extranjera en la lengua de Cervantes, no sucedió con Neü Sex de Sasha Grey (sí con su novela La sociedad Juliette) ni tampoco con Dirty Thirty de Asa Akira, por mencionar un par de títulos que sería genial encontrar por aquí.