Breve recorrido por la spoof comedy (II)

Aquí hubiese quedado bien una entradilla del tipo ‘en anteriores episodios…’ (a poder ser con ese acento latino tan sabrosón de las producciones Disney de los 80), pero qué le vamos a hacer, os tendréis que conformar con este párrafo vacuo y prescindible cuya única finalidad es la de rellenar un poco el comienzo del artículo. Seguimos con este freestyle monográfico sobre la comedia spoof que esperamos estéis gozando tanto como nosotros.

Como podréis observar en las próximas reseñas nos vamos a pasar un poco por el forro el ‘rigor’ cronológico que íbamos manteniendo hasta ahora, pero tranquilos que si nos saltamos algún título carismático tenemos previsto rescatarlo en futuras entregas (porque esperamos que hayan más…)

ESPIA COMO PUEDAS (1996)

Rick Friedberg (quedaos con este apellido) dirige este flojo intento de emular a los grandes (léase ZAZ) y para ello se sirve básicamente de la reputación albergada hasta el momento por Leslie Nielsen. Graso error ya que Nielsen, convertido ya por aquel entonces en mercenario de la comedia, cargaba a sus espaldas con un buen puñado de aberraciones que más vale evitar. Anotáos a fuego este consejo: la participación de Leslie Nielsen no garantiza en absoluto la calidad del film (y recordemos: no todo aquello que lleve la coletilla «como puedas» tiene por qué ser apto para el consumo humano).

En este film que parodia las aventuras de James Bond, Nielsen interpreta al agente retirado Dick Steele (nombre en clave SAE 2040 en la traducción española y WD40 en la original, supongo que para que mantener la coña ya que el primero es un tipo de aceite de motor y el segundo un esprai multiuso parecido al 3 en 1) que regresa para una última misión cuando se entera que una joven agente (hija de una antigua compañera y amante) ha sido secuestrada por su archienemigo, el general Rancor.

También representa el primer guión firmado por Aaron Seltzer y Jason Friedberg (¿reconocéis el enchufe?), dos personajes que lamentablemente nos iremos encontraremos en lo sucesivo cuando se autoproclamen los nuevos mesías del género (por si no lo habéis deducido son los culpables de la mayor parte de las apestosas «movies» estrenadas en los últimos años).

MAFIA!: ESTAFA COMO PUEDAS (1998)

Le llegó la hora a ‘El Padrino’ (1972) y a las películas de la Cosa Nostra. Jim Abrahams dirige a un malogrado Lloyd Bridges (murió poco después de finalizar el rodaje) en el papel de patriarca de la familia Cortino, cuyo hijo Anthony (Jay Mohr) deberá hacerse cargo de los negocios cuando atenten contra la vida del primero. Sátira de todos los tópicos italianos y referencias a películas como ‘Casino’ (1995), ‘Uno de Los Nuestros’ (1990) o ‘Forrest Gump’ (1994). Como curiosidad me gustaría que me alguien me desvelase por qué la portada del DVD es tan diferente a la del cartel con el que se promocionó en cine (mucho más fiel al poster original de ‘El Padrino’).

Un consejo: aunque no es obligatorio, antes de ‘Mafia!‘ se recomienda haber visto la trilogía original de Coppola; primero porque posiblemente sea una de las mejores películas que se hayan hecho nunca, y segundo porque os perderéis la mitad de las referencias. Añadir que si lo hacéis en el orden inverso corréis el peligro de reíros cuando no toca (yo lo hice mal y no veas como me partía el ojete cuando Corleone la diña en el invernadero…)

VAYA UN FUGITIVO (1998)

Este film es el claro ejemplo de cómo cuando uno es bueno en algo, tiene que saber quedarse quietecito en el sitio que le toca. Este principio es válido para Frank Miller al que nunca debieron dejarle dirigir ‘The Spirit‘ (2008) y, en el caso que nos atañe, para Pat Proft, cerebro en la sombra de gran número de las comedias más destacadas de los 80 y 90 como ‘Loca Academia de Policía’ (1984), ‘Juerga de Solteros’ (1984), ‘Agárralo como Puedas’ (1988), ‘Hot Shots!’ (1991)… (básicamente sería el Judd Apatow de la época). Lamentablemente, en este, su primer y único intento en la dirección, se pegó el gran mochuelazo.

Y el motivo de su error fue básico (agarraos que me pongo pedante): desde tiempos inmemoriales el equilibrio de la comedia se rige por dos figuras cómicas, el payaso serio (o clown) y el alocado (augusto). Adónde quiero llegar es que Proft sin la influencia de su clown creó un compendio tan grande de gags que hace que el argumento de la película sea un sinsentido total. Y es que para hacer grande una spoof hay que marcar la diferencia entre hacer una película con tonterías o una película tonta (¿habéis oído Seltzer y Friedberg?).

El argumento parodia en líneas generales ‘El Fugitivo’ (1993) y, como a su protagonista, Ryan Harrison (el recurrente Nielsen) es falsamente acusado del asesinato de su esposa cuando en realidad es victima del montaje de una pérfida viuda (Kelly LeBrock). El papel de Marshall, que en la película original interpretaba Tommy Lee Jones, recae aquí en Richard Crenna, el cual parece que le va cogiendo el gustillo a esto del spoof

BASEKETBALL (1998)

Dirigida y co-guionizada por David Zucker y protagonizada por Trey Parker y Matt Stone, creadores de ‘South Park’ (1997), esta descerebrada película trunca la dinámica que estaba cogiendo el género al no parodiar ningún título en concreto.

Cooper y Reemer son dos jóvenes que matan el tiempo en el patio trasero de su casa practicando un juego inventado por ellos mismos que mezcla baloncesto con béisbol. Cuando un cazatalentos (Ernest Borgnine) convierta ese entretenimiento en el deporte nacional de los EEUU, envidias y rencillas harán peligrar su amistad mientras paralelamente intentan convertirse en campeones de la liga y así evitar la venta de su equipo. Participan en el reparto también las guapas Yasmine Bleeth y Jenny McCarthy aparte del veterano Robert Vaughn.

¡¡Psicofallo!! ¡Qué grande!…

NO ES OTRA ESTÚPIDA COMEDIA AMERICANA (2001)

Joel Gallen, habitual de la comedia televisiva americana (y cuando digo habitual deberíais echarle un ojo a su curriculum…), se estrena con este largometraje que parodia los films de temática adolescente como ‘Alguien Como Tú’ (1999) pasando por ‘Nunca Me Han Besado’ (1999), ‘American Beauty’ (1999), ‘Crueles Intenciones’ (1999)… incluso se reservan un cameo para Molly Ringwald la mítica protagonista de ‘La Chica de Rosa’ (1986).

Jake Wyler (Chris Evans), el típico guaperas, deportista y triunfador, se enzarza en una apuesta con un amigo para demostrar que es capaz de hacer reina del baile de fin de curso a quién se proponga y para ello escogen a Janey (Chyler Leigh), una creativa y tímida chica ninguneada por sus compañeros por llevar…. ¡gafas y coleta!

Una agradable sorpresa ya que su estreno en cines se me pasó totalmente inadvertido (y cuando digo que se me pasó me refiero a que fui yo quien pasó de ella… mea culpa)

SCARY MOVIE (2002)

Cuatro años después de ‘Los Colegas del Barrio’ la última hornada de Wayans toman definitivamente las riendas del género spoof con este film que parodia las películas de terror adolescente, concretamente ‘Scream’ (1996) de Wes Craven y ‘Sé lo que Hicisteis el Último Verano’ (1997) de Jim Gillespie. Dirige Keenen Ivory Wayans y entre el equipo guionista destacan sus hermanos Shawn y Marlon (y también Seltzer y Friedberg, aunque estos por otros motivos), los cuales aprovechan para reservarse un par de papeles importantes.

Curiosamente la protagonista y gran beneficiada del film no aparece en los posters promocionales y es que por aquel entonces el curriculum de Anna Faris estaba aún un tanto verde.

Su buena aceptación generaría una secuela un año después, repitiendo director y la mitad del reparto original (algunos incluso a pesar de haber muerto en la primera parte). El argumento se centraría en ‘The Haunting (La Guarida) (1999) con pizcas de otros títulos célebres sobre casas encantadas (y donde, por cierto, entre los guionistas desaparecen Seltzer y Friedberg y entra en juego el primo Craig Wayans). Posiblemente la peor de toda la serie ‘Scary’, en parte porque el guión comienza a ser demasiado batiburrillo y su linea argumental peca de falta de sentido. Tiempo después sus creadores reconocieron que les salió un poco chapucera por las presiones y prisas del estudio.

Lo mejor: la escena inicial homenaje a ‘El Exorcista‘ (1973) protagonizada por James Woods.

En 2003, cuentan las malas lenguas que por desavenencias con el estudio, la siguiente entrega de la saga recaería en manos de un viejo conocido, David Zucker, que junto a su guionista estrella (Pat Proft) parodiarían filmes de terror de la época como ‘The Ring‘ (2002) y otros sin tanta relación como ‘Señales‘ (2002) u ‘8 Millas‘ (2002).

Del reparto original solo sobreviven Anna Faris y Regina Hall y se incorporan Simon Rex, Anthony Anderson, Kevin Hart (estos dos últimos en un evidente esfuerzo por conservar el tema racial) y nuestros viejos amigos Charlie Sheen y Leslie Nielsen (mención especial a la participación de Pamela AndersonJenny McCarthy que da para paja).

En 2006 regresaría el mismo equipo, reforzando el guión con Jim Abrahams, para parodiarLa Guerra de los Mundos (2005) con toques de ‘El Grito‘ (2004) y ‘El Bosque‘ (2004). Repiten Anna Faris, Regina Hall, Leslie Nielsen y se incorpora a Craig Bierko en un rol co-protagonista (al cual, por cierto, no soporto).

SUPERHERO MOVIE (2008)

Lo que en un principio iba a ser la nueva parodia de David Zucker resultó ser una decepción que recayó sobre el prácticamente novato Craig Mazin (guionista de otras tantas spoof) y, si bien en otras circunstancias hablaría pestes de ella, después de lo bajo que han ido dejando el listón Friedberg y Seltzerlo peor que puedo decir de ‘Superhero Movie’ es que es muuy floja.

El argumento básicamente coge la ‘Spiderman‘ (2002) de Sam Raimi y transforma al hombre araña en el hombre libélula, insertando también pinceladas de ‘X-Men’ (2000), ‘Los 4 Fantásticos’ (2005) y otros films de superhéroes (la mayoría cogidas con pinzas y otras sin puñetera gracia). Sin embargo el verdadero lastre del film es el ritmo; demasiados momentos en los que no ocurre nada gracioso. Ni si quiera la incursión de Leslie Nielsen consigue salvarla de la más absoluta mediocrez (véase la regla comentada al inicio del articulo).

Según el poster promocional también sale Pamela Anderson, aunque si contamos sus minutos en pantalla no alcanzan ni para un anuncio de televisión (pero vaya… que para lo que aporta…), lo único que podemos extraer es que la participación de Carmen Electra en otras movies ha marcado una pauta en la que parece ser que hay que meter al menos una playmate para que la película salga rentable.