‘In Order of Disappearance’ de Hans Petter Moland

Aprovechando que tenemos la sección de cine algo descuidada y que me acabo de enterar de su salida a la venta en el mercado doméstico español, hoy quiero hablaros de ‘KraftidiotenakaIn Order of Disappearance‘, y por estos lares rebautizada como ‘Uno tras Otro‘, un film que combina con acierto thriller, comedia negra y una pizca de drama, y que sería de lo más memorable que he visto en los últimos meses.

Stellan Skarsgård (al cual incomprensiblemente siempre confundo con Michael Nyqvist) es Nils Dickman, un  humilde quitanieves de un pueblecito noruego de montaña que acaba de ser condecorado ciudadano modélico del año. Lamentablemente poco después recibe la terrible noticia de que su hijo Ingvar, que acababa de comenzar sus estudios universitarios en Oslo, ha sido hallado muerto por una sobredosis. El mundo de Dickman se desploma casi a la misma velocidad que su matrimonio pero cuando está al borde del suicidio (literalmente, con la escopeta metida hasta la campanilla) aparece en su garaje un compañero de su hijo, malherido, que le confiesa que todo ha sido culpa suya y que Ingvar realmente ha sido asesinado por unos traficantes de drogas tras haberse visto implicado accidentalmente en sus asuntos. Dickman iniciará entonces su venganza, una implacable y sangrienta búsqueda por encontrar al responsable de todo esto y hacérselo pagar: el gángster vegano conocido como ‘El Conde’.

La gracia del asunto es que Nils Dickman no es el puto John Wick (otra que os recomiendo, aunque por motivos radicalmente opuestos), solo es un señor mayor sin conocimientos destacables en pelea, manejo de armas o en lo referente al mundo del hampa y, sin embargo, la casualidad y el azar confabularán en favor de su causa de formas hilarantes y totalmente inesperadas.

Notable ejercicio cinematográfico de su director, Hans Petter Moland (habrá que revisar su filmografía previa) que mantiene en todo momento el pulso entre el humor y los horribles sucesos de los cuales somos testigos y del encargado de fotografía, que consigue convertir los bellos páramos nevados de Noruega en otro de los protagonistas de la historia.