‘Wanted’ de Timur Bekmambetov

Timur Bekmambetov director ruso culpable de la trilogía inacabada «Guardianes de (insertar aquí una parte del día)» se estrena en la tierra de las oportunidades con la adaptación del cómic ‘Wanted’ de Mark Millar y JG Jones, publicado inicialmente en España como ‘Se Busca’ por el editorial Planeta DeAgostini y posteriormente rescatado por Norma Cómics. En este se cuenta la historia de Wesley Gibson (interpretado aquí con notable soltura por James McAvoy), un mediocre contable cuya vida da un giro de 360 grados al descubrir que su difunto padre, al que nunca conoció, era uno de los super villanos más letales del planeta.

En el transcurso de esta aventura conocerá a los integrantes de La Fraternidad, una organización milenaria de asesinos liderada por Sloan (Morgan Freeman) que decidirá reclutarlo para dar caza al culpable de la emboscada que le costó la vida a su padre. Para tal fin contará con la inestimable colaboración de Fox (Angelina Jolie), una atractiva asesina que instruirá a Wesley le despertará habilidades que jamás soñó tener.

El detalle relevante que seguro desatará las iras de los aficionados más acérrimos, será descubrir que Bekmambetov ha prescindido de toda la trama super heroica del cómic por otras «habilidades», infumables todas ellas si no se entra en la dinámica fantástica del film, pero humanas a fin de cuentas. ‘Wanted’ es una película de fantasmadas, fantasmadas tan gordas que si no estás dispuesto a creer que alguien pueda segregar tal cantidad de adrenalina que casi pueda ver el mundo en modo bullet time, ya no hace falta ni que te plantees ir al cine (porque cuando descubras el disparo con curva vas a flipar pepinillos).

Sin embargo el film es un entretenido y trepidante ensayo sobre el cine de acción filtrado por el peculiar prisma del director ruso, y para cualquiera que haya visto alguno de sus anteriores películas ya sabrá a qué me estoy refiriendo: planos imposibles, efectos digitales a tutiplén, escenas sacadas de la mente de un niño atiborrado a azúcar… En ocasiones es divertida, en ocasiones emocionante, en ocasiones provoca un poco la vergüenza ajena, pero como conjunto es un producto con el que cualquier aficionado (de mente abierta) se lo pasará teta.

¿Lo Mejor? La bala curva, las ralentizaciones, el montaje a galope entre estética videoclip y planos imposibles a base de efectos digitales. ¿Lo Peor? Dejar el destino de la Humanidad en manos de un telar y alguna fantasmada que sobra.