‘La Sociedad Juliette’ de Sasha Grey

En un considerable alarde kamikaze recientemente he terminado la lectura de ‘La Sociedad Juliette‘, editada en España el pasado junio por la editorial Grijalbo. No es que sea un gran aficionado a la literatura erótica pero con esta novela he decidido hacer una excepción promovido, por supuesto, por la expectación y morbo que despierta su autora, la ex estrella porno Sasha Grey.

La protagonista es Catherine, una joven estudiante de cine que mantiene una relación estable con su novio, Jack. Ella lo ama pero últimamente se siente un tanto abandonada a causa del tiempo y la dedicación que Jack invierte en su trabajo. Como consecuencia de esto, Catherine desahoga sus frustraciones dejando volar su imaginación en incontables sueños y fantasias sexuales. Pero todo cambiará cuando conozca a Anna, una compañera de clase que le abrirá las puertas a un novedoso mundo de lujuria desenfrenada en el que acabará topándose con La Sociedad Juliette y arriesgándose a perder todo cuánto posee.

sasha01

La historia, narrada en primera persona por Catherine, comienza creando gran expectación alrededor de La Sociedad Juliette, la cual describe como un especie de milenario ‘Club de La Lucha’ ultra secreto y elitista, cuyas motivaciones oscilan entre depravadas bacanales y demostraciones extremas de poder (o jugar con la vida y la muerte si lo preferís expuesto de un modo más prosaico).

El problema es que, cuando Catherine retrocede para explicárnoslo todo desde el principio, la historia pierde completamente su interés, reduciéndose a desvaríos oníricos subiditos de tono encadenados por episodios en los que la protagonista se recrea en sus desdichas de pareja.

sasha02

La cosa se anima cuando entra en juego Anna y, bajo su influencia, Catherine comienza a hacer realidad algunas de sus fantasías. Después hay un giro con pretensiones de convertir la historia en una especie de thriller y, cuando quieres echar cuentas, todo ha terminado de un modo tan seco e insulso como si Sasha Grey se hubiese quedado sin papel (o más bien sin imaginación).

La Sociedad Juliette tiene mucha menos relevancia de la que cabía esperar.

Una vez dejado patente que en el plano argumental la novela es bastante floja, centrémonos en las escenas tórridas. Aquí, aunque esto ya entraría dentro de un plano totalmente subjetivo, tampoco es que salga muy bien parada. La descripción de las escenas, pese a no escatimar en detalles, es demasiado tosca rozando a veces incluso el mal gusto. Algunos verán en esto una virtud (aquello de que el sexo real no es limpio ni romántico). Yo las películas porno prefiero verlas en la tele. Por el contrario, si es este el tipo de literatura que buscáis, no tengáis ninguna duda: Sasha Grey sabe muy bien de lo que habla.

Aún con dudas sobre si realmente este libro lo habrá escrito Sasha o si bien habrá sido alguna maniobra de un editor avispado intentando aprovecharse del filón originado por las archifamosas ‘Cincuenta Sombras de Grey‘, hay que reconocer que la chica escribe bien. Con un estilo sencillo pero que engancha (para mi gusto quizás abusa un pelín de las referencias). Pero eso sí, debería trabajarse un poco más el boceto sobre el que quiere escribir antes de ponerse manos a la obra.