«No Pares» de Irina Vega

Poco después de lo acontecido en «Dame Más» (Penguin Random House Grupo Editorial, 2020), Julia y Hugo se encuentran comenzando sus vacaciones de verano y, pese a que se han quedado en Barcelona en lugar de haber hecho ese viaje a Roma que tanta ilusión les hacía, disfrutan echándole sal a la vida picándose con retos sexuales a cada cual más excitante y arriesgado. Esta espiral competitiva les llevará a vivir nuevas situaciones y a cruzar límites incluso legales, ¿se les estará yendo de las manos?.

Si en la primera entrega de la serie «Cómplices» se introducían los peones y las reglas del juego, en «No Pares» (Penguin Random House Grupo Editorial, 2021) vamos cuesta abajo y sin frenos. Julia y Hugo han asumido perfectamente su reciente liberación sexual, abriéndose ante ellos un mundo de posibilidades que muy probablemente antes ni se hubiesen atrevido a soñar. El intercambio de parejas ha pasado a ser una opción más, ahora sus fantasías incluyen elementos como el exhibicionismo, la experimentación y el cambio de roles. Precisamente este último punto sea de lo más controvertido del libro dado que la autora sube el listón de la depravación introduciendo prácticas que para muchos hombres pueden resultar tabú. Pero si hemos llegado hasta aquí no ha sido para ponernos remilgados ahora, ¿no?. Al igual que le ocurre a la pareja protagonista -y para el caso se puede aplicar al lector- aquí nadie está obligado a hacer nada; simplemente se plantean ideas y que cada cuál se inspire o haga lo que le dicte su conciencia, su morbo o las ganas que tenga de probar cosas nuevas.

Con respecto a esto, Irina Vega acierta de nuevo dotando a los personajes de un realismo y una humanidad que permite que conectes con ellos por muy ajeno que te consideres a su estilo de vida o muy fantasiosas que te parezcan sus acciones. También se mantiene la estructura de alternar el foco narrativo entre los dos personajes principales, haciéndonos partícipes de lo que piensan, sienten y de cómo afrontan los sucesos, aunque en esta ocasión Julia ha abandonado el rosa pastel de la anterior entrega para vestir un suave violeta en sus páginas.

Puestos a buscar defectos, quizás el punto donde más flojea esta secuela es en el hilo argumental dado que te deja con una sensación de no tener claro hacia donde avanza la historia, si bien es cierto que desde el principio se están presentando una serie de personajes y subtramas que muy probablemente ganen relevancia en lo sucesivo. Pero si lo que buscáis es sexo no os sentiréis defraudados; «No Pares» es una novela que perfectamente se puede leer con una mano (guiño, guiño). Básicamente es porno escrito, algo de lo que su autora puede hablar con propiedad gracias a sus cerca de quince años de experiencia en el sector del entretenimiento para adultos.

Una recomendación muy interesante para aquellos que disfrutaron de la primera entrega y se quedaron con ganas de una versión extendida. ¿Para cuándo el live action?

Si queréis saber más os emplazamos a esta entrevista a Irina Vega que le realizamos hace un tiempo. El libro se encuentra disponible a la venta desde mayo de este año, tanto en versión tapa dura como en formato eBook. Encuentra aquí tu librería más cercana.

Agradecimientos especiales | Irina Vega + Penguin Random House Grupo Editorial