Tras pasar por las lujuriosas zarpas de Juan-Z en el Follovolúmen y las de Nick Moreno encima de un sofá de lo más psicodélico, estaba claro que en cualquier momento llegaría el turno de Moisex para catar de primera mano las virtudes de su paisana Valeria Blue (sí, reconozco que estoy un tanto obsesionado con la gaditana pero mi terapeuta dice que progreso adecuadamente).

En esta ocasión la escena comienza con una buena comida al aire libre (porque todos sabemos que las digestiones al fresco sientan mejor) y culmina con un polvazo por todo lo grande en el dormitorio, ya tranquilos y alejados de las miradas furtivas.

¿Quedará alguien en Cumlouder pendiente de darle la puntilla?… ¿Nacho Vidal?