Intercambiadas al nacer

Hablar sobre incesto es pisar terreno pantanoso. Para muchos es una fantasía inalcanzable y para otros un tabú que te puede llevar incluso a prisión dependiendo del país donde vivas. En el mundo del porno es una de las etiquetas más consumidas aunque, para evitarse problemas, la gran mayoría de las escenas están falseadas. Es por eso que en este género las personas que mantienen sexo rara vez son parientes de sangre, explotando el vacío legal que dejan las madrastras, hermanastras y etcétera (y siempre empoderando a las mujeres, no vaya a ser que tengamos un lío porque un hijastro seduce a su madrastra o un padrastro a su hijastra). Desconocemos si existen corrientes específicas sobre la materia pero recientemente nos hemos topado con una variación muy loca que no conocíamos y que fuerza estos límites éticos y morales hasta niveles insospechados.

La escena a la que hacemos referencia se publicó en Pure Taboo en febrero de 2020 y nos sitúa en el decimo octavo cumpleaños de Alice (interpretada por Jane Wilde), una fecha señalada en la que sus padres (Brandi Love y Eric Masterson) deciden desvelarle el oscuro secreto que tantos años llevan ocultándole. Como podéis suponer Alice no es su verdadera hija, pero el giro inesperado llega cuando le confiesan que sus auténticos padres son unos vecinos con los que intercambiaron bebés al poco de nacer para poder cumplir su fantasía de follárselos al cumplir la mayoría de edad (porque, por lo visto, en su retorcida lógica esto les evita tener cargos de conciencia). En cualquier otra parte esta chica acabaría tirada en una cuneta con una jeringa clavada en el brazo pero ¡esto es porno! así que, después de un breve dilema, Alice acepta montarse el trío con ellos. Lo realmente jodido es lo bien que está llevada toda la escena, desde la música de telefilm de sobremesa de domingo tarde, que consigue transmitirte el trauma de la protagonista, hasta lo convincente que resultan los actores en sus respectivos papeles.

Sin duda nos hayamos ante el final boss de las escenas porno de incesto o eso creíamos hasta descubrir que existe una secuela protagonizada por la otra cara de la moneda, los padres reales de Alice (Alexis Fawk y Stirling Cooper) que hacen lo propio con su «hija» (Adria Rae) y que, para más inri, tiene una hermanastra mayor (Ella Knox) a la que tiempo antes le hicieron exactamente la misma jugarreta.

Ahora si me disculpan tengo que llamar para pedir cita con mi psicólogo…