Tras el desastroso recital de la pianista Marta Lacroft (bastante previsible, por cierto… ¿pero vosotros visteis cómo tocaba?), Pablo Ferrari perdió su trabajo cono mánager de talentos musicales y se vio obligado a recurrir a aquel título de masajista que se sacó un año veraneando en Benidorm. Y bueno… no le va mal; el sueldo es justito pero las propinas son buenas y de tanto en tanto le toca alguna macizorra cachonda (como es el caso de Erica Fontes) con la que poderse dar una alegría para el cuerpo.

Nah… es coña. ¿Pero os imagináis si las escenas de un mismo actor tuviesen continuidad entre sí?. Sería la risa…

Pues eso, nueva incursión de nuestro Pablo Ferrari en el Universo Brazzers, en esta ocasión para ‘Dirty Masseur‘ (la serie donde los masajes casualmente siempre se tuercen para bien) y con la inestimable participación de la super estrella portuguesa Erica Fontes.

Nada más que añadir. Pasen, vean y disfruten.